La realidad virtual y aumentada, los chatbots, el uso de drones en los comercios y los mostradores interactivos, entre otras innovaciones digitales, permiten desarrollar una estrategia que convierta el proceso de compra en una relación positiva con el retailer. Y a este,  captar más clientes y aumentar las ventas.

 The Valley, hub de conocimiento especializado en las nuevas tendencias digitales, ha analizado cuáles son las herramientas tecnológicas que potencian la experiencia de compra como factor diferencial

  • Probadores basados en realidad virtual

La larga espera para probarse un producto de la tienda puede provocar que el cliente se marche sin comprar y con una mala experiencia. La instalación de probadores basados en sistemas de realidad virtual es una opción eficaz para evitar estas situaciones. Gracias a ellos, el cliente no sólo gana autonomía en el proceso de compra, ya que no requiere de la asistencia de un dependiente para coger los productos, sino que se agilizan los tiempos de decisión.

  • Expositores de realidad aumentada

Disponer de información clave de los productos de forma holográfica potencia la diferenciación de la marca y facilita el proceso de compra al comprador. Los sistemas de realidad aumentada son especialmente útiles en la comercialización de productos con un gran número de componentes y funcionalidades, ya que esta tecnología ofrece la posibilidad de mostrarle al cliente una visión más detallada a través de diferentes perspectivas del artículo, haciendo del proceso de compra una experiencia personalizada.

  • Chatbots que operan como personal shoppers

Las épocas de mayor volumen de compras, como Navidad y rebajas, son momentos más proclives para que los compradores tengan malas experiencias de compra. Debido al gran número de clientes que visita las tiendas durante esas fechas, es más difícil ofrecer una atención personalizada, por lo que los chatbots son una alternativa perfecta. Estos sistemas ofrecen disponibilidad en todo momento y permiten que los clientes reciban una asistencia de calidad y al instante de cara a elegir y combinar productos.

  • Drones que entregan el producto directamente al comprador

Estos dispositivos convierten el proceso de compra en algo más que la adquisición de un producto. Se trata de hacer que el cliente se sienta especial y que experimente situaciones impactantes que recuerde con el paso del tiempo y que favorezcan que la imagen de marca permanezca en su imaginario.

  • Mostradores interactivos

Son otra herramienta para evitar que el cliente pierda tiempo de más y permiten que realice la compra de forma más autónoma. Además de proporcionar información visual, los mostradores interactivos ofrecen recomendaciones al cliente a partir de un determinado producto que él haya elegido, lo que permite realizar ofrecimientos personalizados para que la compra sea mayor. Por ejemplo, a partir de la compra de un vino, el mostrador puede ofrecer distintas opciones de maridaje.

Fuente: Distribución Actualidad