El Mundo 08/10/2015 – Seguro que más de uno se ha preguntado qué canción suena mientras se prueba la ropa de su firma preferida, o se ha descubierto cantando el hit del momento en una tienda o, incluso, se ha planteado si la música le está arrastrando hacia una espiral de consumismo loco.

En el campo sonoro cada marca tiene su estilo, pero hay dos puntos en los que todas coinciden: las canciones que escuchamos no suenan porque sí y la música es esencial para proyectar la imagen de marca. Las fronteras no importan e incitar a comprar es un plus, no el primer objetivo. Igual que las tendencias de moda van y vienen, las tiendas también están a la última en música, buscando que los clientes se sientan cómodos en una atmósfera reconocible.

Rihanna, Pharrell Williams, Jessie J y Florence and the Machine son algunos de los grupos que ponen el ritmo a las compras en Zara y H&M. Una playlist al alcance de todo el mundo gracias a sus respectivas cuentas de Spotify In Store Music.

Para algunas firmas la música constituye parte de su ADN. «Es fundamental e inspiradora en todos los aspectos de la moda», destacan en Pepe Jeans. «Para nosotros es clave desde que en 1989 las canciones de The Smiths se convirtieron en una especie de himno para la marca». Sus tiendas son fiel reflejo de los valores de una firma que apuesta por el estilo brit pop. Así, cualquier establecimiento, sin importar el lugar del mundo, traslada mentalmente a Portobello, en el londinense barrio de Notting Hill.Sin ir más lejos, las cajas de Pepe Jeans en su flagship de la calle de Claudio Coello (Madrid) tienen forma de reproductor de música. De fondo, suenan los temas pinchados en los garitos de moda de la capital británica.

Hay marcas que tienen en nómina un DJ para ambientar sus tiendas

Otras veces han sido los propios músicos los que han contribuido a encumbrar a una marca. Es el caso de Levi’s: deBing Crosby a Bruce Springsteen y deRihanna a Bastille. «Históricamente la música servía para llenar el silencio; hoy la usamos para completar el ambiente y crear una conexión emocional con el cliente», explican desde la marca californiana. «No pensamos en la compra, sí en las personas; que se sientan identificadas con la marca y estén a gusto en la tienda», añaden en Pepe Jeans. La selección depende de cada casa, pero imperan los perfiles creativos. En Pepe Jeans se decide en una charla entre diferentes departamentos (ideas, inspiración…), donde el equipo de Diseño Gráfico tiene mucho que decir.

EnInditex, el hilo musical es cosa de una empresa externa. Buscan un estilo más indie, cuidado y acorde con la imagen que proyectan a través de las últimas remodelaciones de sus tiendas. Sin concretar demasiado, el gigante español aclara que su música no se limita a un estilo concreto. Los ritmos oscilan entre lo comercial y lo alternativo, dado el perfil de cliente de sus diferentes marcas y tiendas. Al final, entrar en uno de estos templos se traduce en aprender de tendencias más allá de la moda.

H&M tiene en nómina a DJ, artistas y profesionales de la industria discográfica. «La música puede seguir tres criterios: estar en línea con la campaña del momento, como este verano con Sun is shining; ser una sesión de un importante DJ; o seguir una temática concreta según la época del año, como sucede en Navidad», matizan desde la central en Suecia.

En Levi’s esto se traduce en una mezcla de indie, rock y R&B, de cuya selección se encargan el Director Creativo, su equipo y un programador musical. Ahora su top five en tienda es Tame Impala,Hot Chip, Jamie XX,David Bowie y The Rolling Stones.

A pesar de que la música cada vez cobra más protagonismo en las tiendas, en VANS siempre ha estado presente como elemento fundamental: «Todo empezó de una forma natural, ya que muchas de las personas que han trabajado o forman parte de la Vans family han tenido sus bandas, sellos discográficos o son promotores de conciertos», explican desde el departamento de Márketing de su sede española. Esta marca de zapatillas tiene este servicio externalizado y en su selección musical, que cambia cada seis meses, hay rock actual, pop alternativo, indie contemporáneo, retro rock o pop punk. Como para no venirse arriba en el probador.

Ver noticia original: http://www.elmundo.es/papel/estetica/2015/10/08/5613a418ca4741bf7d8b459a.html