Saltar al contenido

Cooltra lanza un Bicing de motos eléctricas en Barcelona

El Periódico 12/01/2016 – La empresa invertirá 20 millones en implantar un sistema de alquiler de ciclomotores en varias ciudades europeas.

El Bicing tendrá a partir de marzo una alternativa similar pero con motos eléctricas. La empresa catalana Cooltra pondrá en marcha una flota de 250 ciclomotores eléctricos en Barcelona que se podrán alquilar por minutos a través de una aplicación para teléfonos móviles inteligentes. La inversión inicial en Barcelona es de 1,5 millones pero llegará a un total de 20 millones hasta el 2019 para implantar el sistema de ‘motosharing’ en varias ciudades europeas. El director general de Cooltra, Timo Buetefisch, ha justificado la elección de Barcelona para llevar a cabo la prueba piloto por la existencia de una infraestructura de unas 50 personas que ya se dedican al alquiler de motos convencionales para turistas y para flotas de empresas. El proyecto prevé un incremento de la flota de motocicletas en una segunda fase hasta unas 1.000 en función de la respuesta de los usuarios, que podrían llegar a unos 50.000, según las estimaciones de la compañía.

«Esperamos que haya una buena respuesta porque el sistema no tiene barreras de entrada para facilitar el uso de las motos», explica Tomás Megía, consejero delegado de la división eléctrica eCooltra. Aunque todavía están pendientes de definir las tarifas, los usuarios pagarán en función de los minutos de utilización del escúter con un precio «por encima del transporte público colectivo y por debajo del taxi», según Megía.

A TRAVÉS DE UNA ‘APP’

Los usuarios tendrán que descargarse la ‘app’ para el móvil y registrarse con una tarjeta de crédito para empezar a utilizar la nueva forma de transporte urbano. A través de la aplicación se puede ver la disponibilidad de motos y su ubicación y activar el contador para iniciar el desplazamiento. A diferencia del Bicing, el ‘motosharing’ de Cooltra no está vinculado a puntos de estacionamiento de entrega y recogida, sino que los usuarios tienen libertad para dejar el vehículo donde quieran.

Desde el centro de control de Cooltra se dispondrá de la información sobre la ubicación de las motos por si es necesario trasladar algunas para mejorar la disponibilidad para los clientes. Al mismo tiempo también se dispondrá de la información del estado de carga de las baterías para sustituirlas por otras a plena potencia gracias a que son extraíbles, lo que evita también la dependencia de puntos de recarga en la calle.

PRUEBA INICIAL

De momento, la nueva alternativa de transporte urbano nace después de un primer test con 25 motos y unos 250 usuarios seleccionados que han permitido a la empresa mejorar la aplicación y la gestión de la flota. De esa primera experiencia, el viaje más habitual de los usuarios es de una media de 15 minutos. La empresa considera que el alquiler por minutos de escúters eléctricos es una buena opción «intermodal» para personas que combinen transporte público hasta el centro de Barcelona y que acaben el desplazamiento hasta su destino final con el nuevo sistema.

La compañía confía en el nuevo negocio, al que ha destinado una decena de empleados, para incrementar su facturación hasta los 11 millones en el 2016 con una aportación de unos 1,5 millones. Los ingresos de Cooltra han ido subiendo desde los cuatro millones del 2014 a los siete del 2015.

Aunque la iniciativa es completamente privada, Cooltra está en contacto con el Ayuntamiento de Barcelona para buscar la colaboración. Para Buetefisch, el ‘motosharing’ eléctrico puede contribuir a «educar» y convencer a un mayor número de usuarios de vehículos eléctricos, además de reducir la contaminación en las ciudades.

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos