Puro Marketing 09/02/2016 – Cada vez son más los consumidores que emplean las tiendas online como un escenario para ver productos, como hacen cuando salen a pasear y ver tiendas.

Que internet ha cambiado los hábitos de vida de los consumidores es algo que pocos se atreverían a discutir. La red ha aparecido y ha introducido nuevos comportamientos, modificado los que ya existían y cambiado los hábitos en general de las personas. Las cosas ya no son tan sencillas y simples como podrían parecer antes y cada vez los consumidores están más conectados, reciben más información y buscan más detalles sobre las cosas que les interesan. Cada vez tienen acceso a más datos, cada vez pueden moverse por más escenarios que les descubren más cosas y cada vez tienen más elementos que modifican sus hábitos de compra.

Los consumidores se mueven ahora en un mundo móvil, en el que los smartphones se han convertido en una nueva llave para comprar o para acceder a más información mientras se está comprando en una tienda física y en el que permiten estar siempre conectados y siempre en contacto con los amigos, lo que hace que la compra sea mucho más social que nunca. También se mueven en un mundo el que las cosas van más rápido y en el que quieren tener todo en el momento de forma más efectiva y eficiente e, igualmente, en uno en el que hay cada vez menos fronteras y menos limitaciones. Internet ha hecho que se pueda comprar cualquier cosa a cualquier persona y en cualquier lugar.

Pero eso no es lo único que ha cambiado. La red también está modificando el cómo se descubren los productos y el cómo se realizan los primeros contactos con las marcas o con las cosas que pueden resultar interesantes. Salir ‘de escaparates’ ya no es algo que se haga simplemente pisando la calle. Ahora internet también tiene mucho que decir en ese terreno.

Cada vez son más los consumidores que se dedican a emplear la red como una herramienta para descubrir nuevos productos y que entran en las tiendas online no solo para comprar productos o comparar precios sino simplemente para ver qué es lo que hay y los productos que se venden. Al igual que no todo el mundo entra en una tienda física para comprar y a veces solo se va para simplemente pasear y descubrir nuevas cosas, los consumidores han empezado a emplear internet como una pasarela para recrear esos mismos comportamientos. Se podría decir, quizás, que ha nacido un nuevo tipo de consumidor, el ‘consumidor visual’, que no entra para comprar sino simplemente para mirar.

A medida que las tiendas online incorporan comentarios de los consumidores (cada vez más) y más y más información relacionada con los productos que venden, el potencial para establecer este tipo de relaciones y para que se produzcan estos comportamientos es cada vez mayor. Los consumidores tienen una excusa para entrar y ver. Lo que están haciendo es acceder a esos contenidos, es ver esa información, lo que hace que uno se sienta aún más inclinado a acceder a los contenidos y a navegar entre esa información como un elemento de valor en sí mismo.

La red es además un escenario interconectado, en el que casi todo acaba apuntando a los mismos escenarios y en el que los consumidores pueden acabar llegando a las tiendas online desde cada vez más y más posiciones.

Cómo potenciar y sacar partido a esta realidad

Y toda esta realidad tiene que ser tenida en cuenta por las propias marcas cuando establecen una estrategia de marketing y cuando están intentando llegar al consumidor. Tienen que tener en cuenta que los consumidores emplean su tienda online no solo para comprar directamente el producto sino también para verlo y descubrirlo, lo que hace que la conversión de un ecommerce sea algo cada vez más complejo. No se trata solo de ver cómo la tienda online se convierte en ventas directas, sino de tener una visión mucho más completa. A veces, la tienda funciona simplemente como una manera de descubrir nuevos productos y como un terreno que permitirá la conversión de forma indirecta.

Las marcas tienen que potenciar esta nueva realidad en la que los consumidores no solo van a las tiendas online para comprar sino también para mirar y descubrir productos. Potenciar los comentarios de los consumidores es una gran idea, ya que los consumidores emplearán la tienda online como un escenario de referencia en el que no solo comprarán sino también comprobarán lo que opinan los demás. Los consejos de los otros son muchas veces herramientas que ayudan a la venta, ya que suelen interrelacionar productos de forma positiva y orgánica.

Ayudar a los consumidores a realizar nuevos descubrimientos es otra manera de encauzar el creciente interés de los compradores online por las novedades y las cosas que les podrían gustar. Crear sistemas de recomendaciones eficientes y eficaces (esos que unen un producto con otros muchos que podrían gustar al consumidor y que lo hacen de un modo efectivo) consiguen captar la atención de los consumidores y añadir un elemento de gran valor añadido.

La mejor manera de hacer que todo esto se convierta en una venta real o que genere más valor a la tienda que el de simplemente un tráfico cada vez más fiel e interesado es el de crear listas de deseos, las populares wishlists. En ellas, el consumidor puede guardar todos aquellos productos que le interesan en una potencial lista de la compra, que se acabará convirtiendo en una lista de la compra ‘real’ cuando decida pasar de descubrir y simplemente mirar a comprar.

Ver noticia original: http://www.puromarketing.com/76/26354/escaparates-tambien-tendencia-extiende-inter.html