Expansión.com 20/05/2016 – Su tienda ‘online’ es un gran colmado que comercializa libros, juguetes y también entradas para todo tipo de eventos sin gastos de envío. el otro gran filón de la empresa postal es la distribución de la ingente paquetería generada por el ‘boom’ del comercio electrónico.

Coincidiendo con la celebración del Día de Internet, Correos ha inaugurado a la edad de 300 años su tienda en internet. Tucorreos.es se trata de un gran supermercado donde se pueden comprar, más allá de sellos y artículos de coleccionista, todo tipo de productos. Por ejemplo, libros, juguetes, accesorios de viajes, productos solidarios de Unicef y entradas de cine, para ir al teatro, a un museo o asistir a un concierto. Además, todos estos artículos se pueden adquirir sin pagar gastos de envío y, por supuesto, también desde el teléfono móvil. El lugar de entrega puede ser, o bien el domicilio, o uno de los terminales automatizados CorreosPaq que existen en lugares públicos de varias ciudades, como estaciones de metro.

La empresa pública postal está en pleno proceso de digitalización y también de reinvención de su tupida red de 2.384 oficinas. No las está cerrando, como hacen los bancos. Correos las quiere transformar en tiendas a las que apetezca entrar, como sucede con las Apple Store. Un ejemplo está ya operativo en la calle Orense de Madrid. Allí se pueden encontrar desde novedades literarias, hasta videoconsolas, pasando por material de papelería. En el futuro estas tiendas podrían vender cosas muy diversas. En Austria, por ejemplo, las oficinas postales ganan más dinero distribuyendo café que sellos. «No tienen un catálogo cerrado, sino que los productos se irán renovando continuamente para anticiparse y adaptarse a las necesidades de los clientes, configurando una cartera de servicios flexibles, y sobre todo, relevantes en su vida diaria», explica Todd Hooper, responsable de la red de oficinas de Correos. Estas tiendas cierran a las nueve de la noche y disponen de un espacio automatizado de acceso 24 horas. La idea es renovar 70 oficinas a lo largo de este año en todo el territorio español.

Hasta ahora, la cartera de servicios complementarios se reducía a la recarga de teléfonos móviles, el pago de recibos, el servicio de burofax y una reducida selección de sencillos productos bancarios. Su diseño corría a cargo de Deutsche Bank, que desde hace 17 años tiene un acuerdo con Correos para distribuir productos en las oficinas. La oferta se asemeja bastante al catálogo de los bancos online. Incluye una cuenta nómina sin comisiones, depósitos, hipotecas, préstamos personales al 8,45% TAE, fondos de inversión y seguros. El banco alemán ha decidido no renovar este acuerdo para centrarse en el cliente de banca privada y de empresas. En todo este tiempo ha captado 100.000 clientes. Correos se encuentra en conversaciones con varias entidades, españolas y extranjeras, para seguir distribuyendo productos bancarios con otro socio.

Sin embargo, el proceso está atascado, como sucede con otras empresas públicas, a la espera de que se forme gobierno en España. «Buscamos una entidad que haga banca moderna», señala Medina. Tendría todo el sentido que la nueva oferta de productos incluyera préstamos a pymes. En el campo financiero, Correos dispone desde hace tiempo una alianza al 50% con Western Union para el envío de remesas a Marruecos y varios países de Latinoamérica. Es un servicio mucho más eficaz que los giros, puesto que llega en apenas unos minutos.

LA ÚLTIMA CAMPAÑA NAVIDEÑA FUE RÉCORD PARA CORREOS. EL MOVIMIENTO DE PAQUETES CRECIÓ UN 35%

La popularidad del comercio electrónico está fagocitando el modelo de negocio de Correos, muy tocado por la fuerte reducción de la correspondencia comercial durante la crisis. La última campaña navideña fue récord para Correos. El movimiento de paquetes creció un histórico 35%. Correos vive cada vez menos de las cartas y más del envío a domicilio de productos comprados en Internet. De hecho, tiene dos acuerdos con dos de los cinco gigantes del e-commerce en España. El más reciente es con Aliexpress, la plataforma del portal chino Alibaba. Este acuerdo reduce sensiblemente los plazos de entrega de la competencia gracias a que se utilizan rutas directas entre las ciudades chinas. Además, permite hacer un seguimiento vía web del proceso. Desde 2014 es socio también de Amazon, cuyos clientes pueden recoger en cualquier oficina de Correos sus envíos a un coste de 2,99 euros (gratis para clientes Premium). El gigante estadounidense intermedió más de 560.000 operaciones el día más fuerte del Black Friday, considerado el arranque de la campaña navideña, y pulverizó su anterior marca histórica. Según Comscore y sin incluir dispositivos móviles y tabletas, Amazon registró 7,73 millones de visitas en diciembre. The Boston Consulting Group pronostica que las ventas por internet alcanzarán este año un volumen de 24.700 millones de euros en España. Cada español destina de media a este capítulo 1.354 euros anuales, según el Observatorio Cetelem 2015.

El volumen de cartas (publicidad incluida) ha caído un 39,5% desde 2008 por la bajada de actividad de las empresas y no volverá, así que el efecto sustitución de la paquetería ha sido providencial. En Reino Unido, Royal Mail ya factura más dinero por la distribución de paquetes que por la correspondencia.

En España, el grueso de los envíos corresponde a las cartas (2.380 millones + 148,7 millones de certificados y notificaciones) y a los 453,2 millones de correo comercial (publicidad), según datos de 2014, los últimos disponibles. El ‘email’ ha barrido al correo particular, que hoy representa el 3%. El grupo no desglosa las cifras exactas de actividad de paquetería. «Su contribución ronda el 25% [número de envíos, no de facturación] y nuestra aspiración es llegar algún día al 50%», señala Oscar Medina, director de Estrategia y Desarrollo de Negocio de Correos. Su ventaja competitiva frente a las empresas de mensajería (sus rivales directos) es que son capaces, no solo de transportar, sino también de almacenar la mercancía. Correos cuenta con 18 centros logísticos de tratamiento automatizado postal y de paquetería en el territorio español. El más moderno está en Barcelona y puede procesar 6.000 paquetes por hora. El servicio público está presente, por tanto, en toda la cadena de valor. No existen estadísticas oficiales y el cálculo es complicado, pero Correos estima que tiene una cuota de mercado del 15%. El objetivo es llegar al 50% en 2020.

El grupo dispone de una doble red logística que trabaja en paralelo, la de Postal Express para entregas en menos de 24 horas, y la convencional para entregas en 48 y 72 horas garantizadas. «En España solo estamos al comienzo de la explosión del e-commerce», opina Óscar Medina.

Por ley, Correos está obligado a cumplir con el servicio postal universal. Los precios están regulados por el Ministerio de Fomento. Eso incluye, por ejemplo, garantizar el servicio en todo el territorio español, sea rentable o no. También los envíos internacionales, la puesta en circulación de los sellos, y, curiosamente, el mantenimiento de la red de 33.000 buzones. Se pueden mover, pero no quitar. A cambio, el grupo recibe una compensación anual. Precisamente la Comisión Europea está investigando si esa contrapartida ha podido ser excesiva, a raíz de dos denuncias admitidas a trámite.

El expediente también incluye las exenciones fiscales, ampliaciones de capital y la compensación cobrada por el servicio de distribución de propaganda electoral. El presidente del grupo estatal ha defendido la legalidad de las ayudas recibidas. Correos es sociedad anónima desde 2001 que pertenece a la Sepi. En 2014, último dato disponible, registró una cifra de negocio de 1.732 millones y un beneficio bruto de 289,2 millones.

Como sucede también con los bancos, Correos se está volcando con los servicios a pymes, un nicho que hasta ahora tenía desatendido. Pensando en la pequeña empresa ha lanzado recientemente Comandia, una herramienta para crear una tienda online en cinco minutos y empezar a vender de inmediato en Internet a través de cualquier dispositivo. La herramienta incluye una pasarela de pagos segura. El servicio logístico puede realizarse con Correos, pero no es obligatorio. También es opcional la posibilidad de tener visibilidad en portales como eBay o Amazon. Estos servicios están agrupados en distintas modalidades con más o menos prestaciones y diferentes precios. La tarifa mínima es de 9,95 euros al mes. Comandia está integrado, además, dentro del paquete Microsoft Office 365, que incluye programas tan utilizados por las empresas como el Excel.

La conveniencia es otra de las patas que está mimando Correos. Para aquellas personas que nunca están en casa y que prefieren recoger los paquetes en una localización que les resulte cómoda ha inventado los Citipaq. Se trata de casilleros en los que se puede recoger un pedido casi a cualquier hora y únicamente introduciendo un código. Con ese mismo concepto, Correos ha lanzado una versión muy similar para las comunidades de vecinos, que de momento se está instalando de manera gratuita. Necesitan ser conectados a la red eléctrica y se colocan en los portales. Además de para recibir pedidos sirven también para hacer devoluciones de compras online. Existen más de 400 distribuidos por Madrid.

La digitalización alcanza, por último, a los 27.600 carteros. Correos está dotando a estos trabajadores de PDAs para convertirlos en una red de observadores urbanos, capaces de prestar servicios de recogida de datos para los ayuntamientos o para empresas privadas. ¿O es que una compañía de seguros no podría evitarse desplazar un perito a un siniestro si el parte y las fotos las puede realizar un repartidor de Correos que está todo el día en la calle? El grupo acaba de poner en marcha un proyecto piloto en Santander. Los carteros van a monitorizar infraestructuras públicas, el mobiliario urbano y el estado de la vía pública. La tecnología existe, así que en el futuro podrían realizar servicios de atención domiciliaria a personas dependientes, como ya sucede en Francia, Suiza y Japón. Correos tiene otro proyecto en Málaga de medición de la contaminación atmosférica a través de unos sensores instalados en los carros de reparto.

En total, Correos lleva invertidos 30 millones de euros en todo el proceso de modernización y digitalización. Cualquier operación telemática puede realizarse por Internet y cualquiera de nosotros puede tener un buzón digital en la nube.

Algunos gestores de fondos están convencidos de que la de Correos es la privatización más golosa que le queda al Estado, junto con Paradores. «El inversor está dispuesto a pagar valoraciones muy altas por el creciente negocio de la paquetería online, como se ha visto en los casos de las privatizaciones de los servicios postales de Reino Unido, Alemania y Japón», asegura Jaume Puig, director general de GVC Gestión. Royal Mail fue valorado en su salida a bolsa a 3.300 millones de libras y dos bancos de inversión tasaron el servicio en 5.000 millones de libras.

Ver noticia original: http://www.expansion.com/actualidadeconomica/analisis/2016/05/20/573e09de22601dee3f8b45b5.html