Saltar al contenido
  • por

El ‘postureo’ de los mercadillos llega a España

Elmundo.es 03/06/2016 – El buen rollo tiene ahora un nuevo nombre. Anglosajón y con toque retro: market. Y es que hemos pasado de la marca delmer (o sea, delmer-cadillo) a un universo de empresarios, artesanos, diseñadores y vendedores que se preocupan por ofrecer un producto y lugar con alma.

La fuente de inspiración, como siempre, proviene de fuera. En Europa, los precursores fueron el Mauerpark en Berlín y Camden Market en Londres. En EEUU, el alumno aventajado es el Skylight One Hanson, uno de los flea markets (mercado de pulgas) más famosos de Nueva York.

En España era un hueco que aún se tenía que llenar. «Faltaban sitios donde desarrollar este tipo de compra-venta. Viajando fuera veíamos mercados de segunda mano muy dinámicos, participativos e interesantes que, sin embargo, no existían aquí», explica Max Porta, uno de los fundadores de Lost & Found Market. Fue precisamente esto lo que le llevó, junto con otros amigos, a montar un mercado de artículos vintage de segunda mano en Barcelona y, ahora, en Madrid.

«Buscamos que haya gente que venga porque le interesa el producto que se ofrece, pero que también tengan la posibilidad de pasear, comer algo, tomar una caña… Nuestro objetivo es conseguir el equilibrio entre ambos conceptos», añade.

Pero Porta no ha sido el único que se ha percatado de este vacío. Teresa Castanedo y su pareja, Juan Fraile, creadores del Mercado de Motores, llegaron a la misma conclusión y decidieron buscar un espacio donde ubicar su proyecto. Primero fue en una nave perteneciente al metro de Madrid, pero se les quedó pequeña, por lo que se tuvieron que mudar al Museo del Ferrocarril. Hoy se han convertido en una cita imperdible dentro de la agenda cultural de la capital española (30.000 personas por edición).

Según Teresa, el éxito de esta iniciativa es una mezcla de varios factores: «Primero el espacio, un recinto histórico, tan impresionante y agradable. Luego, los puestos llenos de cosas preciosas, la música en directo, la opción de tomar un aperitivo, la entrada libre… Es un sitio muy atractivo para el visitante». Una apuesta ambiciosa que requiere tiempo, esfuerzo y dinero.

«Para nosotros es más que un mercadillo, es un espectáculo efímero que permite disfrutar de un espacio privilegiado en el centro de la ciudad, además de poder adquirir muebles y artículos de decoración a precios rebajados», afirma Miren Arruabarrena, directora del mercado Hanbel, que hasta el 6 de junio se ubica en el palacete de Fernando Santo, 14 (Madrid).

Pero más allá de Barcelona y Madrid, el boom recorre el mapa nacional: el Vintage Market en San Sebastián, el Open Your Ganbara en Bilbao o el Nómada Market en Valencia son sólo algunos ejemplos de esta corriente cultural que no ha hecho más que despegar, tal y como afirma Rocío Álvarez, directora de comunicación del madrileño Mercado de Diseño: «El concepto tiene mucho futuro y seguirá enamorando a la gente».

Vamos, que las nuevas generaciones no sabrán qué significa delmer, pero sí lo que es un mercado en toda regla.

Ver noticia original: http://www.elmundo.es/papel/historias/2016/06/03/57501d3722601dad0f8b45c5.html

AGECU