Saltar al contenido
  • por

Por primera vez en la crisis aumenta el gasto familiar en restaurantes

Elmundo.es 23/07/2016 – También sube el gasto en la compra de alimentos en los supermercados.

Los españoles gastaron 31.994 millones en restaurantes en 2015 frente a los 31.609 del año anterior. Lo que supone un incremento del 1,2% respecto a 2014. Es la primera tasa positiva desde que comenzó la crisis. Desde 2008, cuando superó los 38.000 millones, comenzó una paulatina reducción. El mayor descenso, del 6,2%, se produjo entre 2010 y 2011. En comida, el gasto fue de 22.738 millones y 9.256 en bebidas.

Según un informe del ministerio de Agricultura sobre el consumo de alimentación en España, el alza en 2015 se debió tanto al aumento del número de visitas a establecimientos de restauración (0,8%) como al gasto medio por comensal (0,4%).

Todos los canales de restauración, salvo los hoteles, tuvieron ventas en positivo.Los comedores de empresa y los restaurantes de servicio rápido, con precios más competitivos, crecieron por encima de la media del mercado.

Se apreció un cambio de tendencia en este año respecto al anterior ya que subió el número de categorías de los alimentos en que se produjo un incremento del consumo. En concreto, el consumo de mariscos creció un 8,7%; de verduras (5,2%); frutos secos (2,8%); y aceitunas (2,8%). Estos dos últimos productos sufrieron en el año anterior un descenso pronunciado.

En cuanto a las bebidas, se consumieron 2.051 millones de litros. Esta cifra representa el 26% de los litros de bebidas totales consumidas en España y el 66,4% del importe destinado a este consumo. El consumo per cápita fue de 60 litros con un gasto medio de 280 euros. El tercer trimestre, el que coincide con el verano, fue el de mayor consumo de bebidas. La cerveza, bebidas espirituosas y la sidra fueron las preferidas.

Por su parte, el gasto de los españoles en alimentación dentro de los hogares alcanzó los 67.043 millones, un 0,9% más que en 2014 (66.443 millones). La evolución se debió al descenso en el consumo de estos productos (-1,3%) junto al mayor precio pagado (2,2%). El consuno ascendió a 656 kilogramos por persona y el gasto medio alcanzó los 1.503 euros.

El canal preferido para las compras de alimentos fue el supermercado (44% de las compras totales). También se observó un cambio de hábito relacionado con la mejora de la economía. Se incrementó el consumo de frutas, hortalizas, pasta, frutos secos, platos preparados, salsas, vinos con denominación de origen, agua envasada y bebidas espirituosas. Y se produjo un descenso en los productos más básicos, como: aceite, leche, carne, pescado, pan, patatas, legumbres, huevos, arroz, azúcar, así como en vinos sin denominación y espumosos.

Por todo ello, el gasto total de los hogares en alimentación dentro y fuera de casa ascendió a 99.037 millones, un 1,01% más que en 2014.

Ver noticia original: http://www.elmundo.es/economia/2016/07/23/579269b0ca474164448b4642.html

AGECU