El Tribunal Constitucional (TC) ha anulado varias de las limitaciones a la libertad de horarios comerciales aprobadas por el Parlament de Cataluña, entre ellas la que obligaba a cerrar el día de Navidad. El Pleno del TC ha estimado la mayor parte de las alegaciones presentadas por el Gobierno central contra el decreto-ley aprobado por la Generalitat en octubre de 2012.

La clave de la resolución es que, a juicio de los magistrados, los preceptos recurridos son incompatibles con la normativa básica estatal recogida en la Ley de Horarios Comerciales. El TC recuerda que esta norma parte del principio de «libertad de horarios».

El criterio del TC ha sido empleada en recursos anteriores y previsiblemente servirá pata declarar inconstitucionales otras disposiciones sobre horarios aprobadas en fechas más recientes por el Parlament.

Entre los artículos anulados se encuentra el que limita los horarios de apertura:»Los establecimientos comerciales no pueden permanecer abiertos, ni realizar ninguna actividad de venta entre las 22 h. y las 7 h. Los días 24 y 31 de diciembre han de adelantar su horario de cierre a las 20 h». Según la sentencia, este precepto «contradice» la ley básica estatal, puesto que ésta «atribuye al propietario, dentro del respeto al límite semanal, determinar el horario diario de apertura y cierre del establecimiento».

«Frente a la libertad otorgada por la base estatal, la norma autonómica impone límites al horario diario de apertura de los establecimientos comerciales. Por esa razón es contraria al orden constitucional de distribución de competencias y, por tanto, inconstitucional y nula».

Igualmente nulo es el apartado que fija en 72 horas el número de horas máximo en que los comercios podrán estar abiertos semanalmente, en lugar de los 90 de la ley nacional.

Otro apartado anulado es el que establecía que los comercios «tienen que permanecer cerrados con carácter general los días 1 y 6 de enero, Domingo y Lunes de Pascua, 1 de mayo, 24 de junio, 11 de septiembre y 25 y 26 de diciembre».

En este caso se vulnera la norma estatal porque ésta permite «la apertura en al menos un día festivo cuando se produzca la coincidencia de dos o más días festivos continuados». En este caso, el doblete 25-26 de diciembre y domingo y lunes de Pascua. También se infringe la normativa nacional sobre «apertura en los domingos o festivos de la campaña de Navidad».

Un último punto anulado corresponde a las restricciones para pequeños locales. Sobre este punto, el TC afirma: «Del contraste de la norma básica con la regulación autonómica se deduce que esta última introduce tres restricciones incompatibles con la libertad horaria reconocida a los establecimientos comerciales que dispongan de una superficie útil para la exposición y venta al público inferior a 300 metros cuadrados en los términos del art. 5.2 LHC. Exige una superficie menor, 150 metros cuadrados; una limitación en la oferta de productos, esencialmente productos de compra cotidiana de alimentación, y que se trate de establecimientos de titularidad de pequeñas o medianas empresas».

La conclusión, como en los otros artículos, es que existe una «contradicción» con la norma básica, y por lo tanto, también este precepto «es contrario al orden constitucional de distribución de competencias y, por tanto, inconstitucional y nulo».

Fuente: El Mundo