Nueva iniciativa para hacer más cómoda la experiencia de compra

Los distribuidores siguen innovando en sus tiendas con el objetivo de hacer la experiencia de compra más sencilla y relajada a los consumidores. La última acción en este sentido ha corrido a cargo de la británica Tesco, que está testando un proyecto dirigido a facilitar el acto de compra a los clientes autistas.

En este sentido, la iniciativa consiste en habilitar una hora del día en la que se desarrollan una serie de prácticas para acomodar a este grupo de personas en sus tiendas. Concretamente, el establecimiento de la ciudad inglesa de Crawley (West Sussex) ha dispuesto una serie de servicios especiales los sábados de 09:00 a 10:00 horas.

Entre estas medidas se encuentran el dejar las puertas abiertas de la tienda durante los 60 minutos, desconectar el hilo musical, atenuar la intensidad lumínica, no realizar anuncios por megafonía, incorporar empleados para ayudar a embolsar las compras en las cajas y apagar los secadores de manos en los baños.

En caso de que esta iniciativa, denominada ‘Hora Tranquila’, fuera del agrado de los clientes, Tesco se plantearía ampliar el servicio a otros establecimientos.