El pequeño comercio madrileño dice que la medida destruyó «15.000 puestos de trabajo en los tres primeros años» y que ahora el empleo en el sector crece en la región «por debajo de la media nacional»

La patronal Anged asegura que la medida que adoptó Esperanza Aguirre en 2012 ha generado «15.500 nuevos puestos de trabajo y una recaudación de 1.107 millones de euros a las Arcas Públicas»

Guerra de cifras entre la Confederación de Comercio de Madrid (Cocem) y la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged) sobre el impacto que ha tenido, cinco años después de su puesta en marcha, la liberalización de horarios comerciales en la Comunidad de Madrid.

Cocem ha reaccionado este martes a la publicación, la semana pasada, de un informe encargado a Analistas Financieros Internacionales (AFI) por Anged (la patronal que agrupa a El Corte Inglés, Alcampo, Carrefour e Ikea, entre otras grandes superficies), con conclusiones muy diferentes sobre el efecto de esta medida, adoptada en 2012 por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido entonces por Esperanza Aguirre, que entonces prometió la creación de 20.000 empleos.

Si Anged aseguraba hace unos días que la liberalización ha generado «15.500 nuevos puestos de trabajo y una recaudación de 1.107 millones de euros a las Arcas Públicas»; un incremento de la actividad económica de 2.682 millones y una reducción de precios en el sector del 0,05%, según Cocem, «no sólo no se crearon nuevos empleos sino que se destruyeron 15.000 puestos de trabajo en los tres primeros años».

Añade Cocem que, «en la actualidad, el empleo en el sector comercio crece, en la Comunidad de Madrid, por debajo de la media nacional», pese a la «mejora económica». «La ocupación en el sector en la Comunidad de Madrid está por debajo de otras regiones como Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana o País Vasco», añade.

Cocem, que agrupa a 82 organizaciones y representa a más de 50.000 establecimientos en el seno de la Confederación Española de Comercio (integrada en CEOE-CEPYME), asegura que desde la implantación de la libertad de horarios comerciales han cerrado 2.500 comercios, «1.350 en el último año», de los que «un 90% eran comercios de menos de 5 trabajadores. Por lo tanto, la medida no favorece al comercio tradicional sino solamente a la denominada gran distribución».

Fuente: El Diario