Esto se debe a que los españoles han llenado un 2% más la cesta de la compra en 2016 con respecto al año anterior.

El mercado del gran consumo registró un crecimiento del 2,7% en 2016, el mejor dato de los últimos ocho años, según un informe de Nielsen 360.

En concreto, este incremento se debe a que los españoles han llenado un 2% más la cesta de la compra en 2016 con respecto al año anterior, pese a que los precios sufrieron un incremento del 0,7% en el mismo periodo. De hecho, según muestra el índice de confianza del consumidor elaborado por Nielsen, éste ha crecido hasta 12 puntos en 2016, hasta situarse en un 86% en el cuarto trimestre del ejercicio.

La categoría de la cesta de la compra que mayor aumento experimentó fue la de productos congelados, con un incremento de las ventas del 3,2%, resultado, en parte, de la bajada de los precios de estos productos en un 0,4%. Asimismo, entre los congelados destaca el pescado, ya que los productos del mar frescos se encarecieron un 5,4%.

A su vez, la fruta y la verdura fueron las otras dos categorías del gran consumo que más crecieron, un 8,6% y un 4,5% respectivamente. De hecho, ambos productos también se encarecieron entre un 2% y un 2,5%, por lo que en la presentación de resultados del informe, Alfonso Delgado, el responsable de nuevos mercados de Nielsen, explicó en la presentación de resultados del informe que los españoles no renunciaron a estos productos debido a que cada vez más optan por hacer un esfuerzo si consideran que es una alternativa saludable.

El factor salud es uno de los elementos clave para los españoles a la hora de llenar la cesta de la compra. El consumidor está más dispuesto a gastar en aquello a lo que le da más valor, como a los productos frescos o a la trazabilidad de origen. De hecho, según arrojan los datos del informe, el 45% de los españoles se decanta por los productos más saludables.

Mientras que en la época de la crisis las tres variables de crecimiento respondían a la búsqueda de un precio bajo, en la actualidad son la salud, los productos diferenciados y la cercanía del punto de venta, los pilares del consumo.

Por otro lado, la marca de distribución pierde peso por primez vez, cediendo hasta dos décimas en cuota de mercado, hasta situarse en un 39,5% de las ventas totales. De esta manera, 2016 ha puesto fin a un crecimiento sostenido que en los últimos 10 años se había acelerado.

Fuente: Expansión