La cadena Carrefour presenta en el certamen eShow un robot que asiste y acompaña al cliente en sus tiendas y Qmatic lo lleva también al sector salud.

Los robots se articulan como la propuesta intermedia entre la tienda física y la virtual. Un hecho que ha quedado constatado en la edición número treinta de la feria de comercio electrónico eShow celebrada en Barcelona. Ciborgs en la atención al cliente o la tienda del futuro son algunas de las propuestas.

Uno de los prioneros en esta transición es la compañía francesa Carrefour. El responsable de la división de Innovación y Marketing Digital de la cadena, Clément Marty, señaló que actualmente está probando un robot que sigue al cliente mientras hace la compra. La experiencia ha sido trasladada hasta una de sus tiendas ubicadas en Madrid. El objetivo es que funcione a modo de carrito, facilitando la selección del productos sin que el usuario tenga que cargar con la cesta. «Tu caminas y el robot te sigue», expone.

En todo caso, los humanoides se acercan a la tienda física, y muestra de ello son las propuestas de Qmatic que su director de marketing, Sven-Olof Hukmark, llevaba hasta el escenario del eShow. A falta de un robot demostrativo, el finlandés expuso la experiencia de llevar un humanoide hasta la tienda física de la compañía de telecomunicaciones finlandesa Elisa. En realidad, es el primer retailer del norte de Europa en utilizar un robot humanoide. Bautizado como Pepper, su finalidad no es otra que mejorar la experiencia del cliente y fidelizarlo con la marca.

En declaraciones para INNOVADORES, Hukmark revela que Pepper ha encontrado múltiples aplicaciones en diferentes proyectos piloto alrededor de todo el globo. En Singapur, por ejemplo, la cadena de comida rápida Pizza Hut se ha valido de él para realizar las operaciones de pago.

Mientras, en Japón, este humanoide ha encontrado su hueco en el sector de la salud: «no se trata de reemplazar al doctor. Claro que no. Se trata de guiar, ayudar y fidelizar, explicar al paciente cuál es el paso que viene después», matiza Hukmark que asegura que alguna clínica sueca y británica ya utiliza también a Pepper. Y si bien el directivo es precavido al apuntar que se trata de proyectos piloto, señala a su compañero de escenario: «Carrefour es uno de los que más ha avanzado con los humanoides», opina.

Al hacer check in con el robot, Pepper reconoce al usuario. Puede, incluso, leer su expresión facial y saber qué emoción expresa. «A la gente no le gusta esperar, por eso encaja tan bien», justifica Hukmark.

En su tienda física, Carrefour ha implemetando también pruebas de identificación por radiofrecuencia -RFID-. Con ello intentan compilar información de los productos en la tienda y el almacén. «Por ejemplo, en una de ellas tenemos un test con productos cárnicos. Permite saber qué producto tienes, cuál es su fecha de caducidad e identificar cuáles están más próximos a ese día», apunta el directivo.

Aunque esté más ligado a la tienda física, Carrefour cuenta con una fuerte apuesta por el ecommerce. «Hemos introducido una solución que es pick and collect», dice Marty. Es decir, el cliente compra online y lo recoge en la tienda más cercana en el momento que desee. Una solución que el directivo asegura que es más rápida que cualquier entrega a casa y más flexible.