El sector catalán paga un 35% menos que el salario medio