Aunque son muchos ya los compradores online en España – más de 20 millones según últimos datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI)- existe todavía gran parte de la población española que desconfía de los pagos online.

La falta de información y medidas para considerar un ecommerce una tienda online de confianza, entre ellas, su cifrado, los métodos de pago seguro y la inclusión de un sello de confianza, son los principales motivos por los que los españoles seguimos desconfiando a la hora de realizar nuestras compras en Internet, según la compañía Cliventa. «Este hecho hace que el usuario dude sobre la fiabilidad de la web y de las opciones de pago seguro», explica Ignacio González, cofundador en Cliventa, resaltando la idea de que «el comprador necesita ver que la operativa de su compra online es fiable a través de elementos que le permitan saber que el producto o servicio que piensa adquirir es real, y que sus datos y dinero estarán a salvo de cualquier actividad maliciosa».

De primeras, todos conocemos o hemos vivido en primera persona una mala experiencia en una compra online. Este problema favorece que cada vez más usuarios indaguen por las tiendas online en búsqueda de sellos de confianza, como los de Trusted Shops y Confianza Online, que garantizan que la página web o tienda online en concreto ha sido auditada, con lo que tanto la conexión como el proceso de compra online es seguro.

Al efectuar una compra por Internet, el usuario debe introducir importantes datos personales, como su nombre completo, dirección o tarjeta del banco, por lo que la desconfianza aumenta. ¿Se respeta la privacidad de los datos? Según Cliventa, es importante solo hacer pedidos en aquellas tiendas online que la garanticen, comprobándolo a través del navegador que se utilice, el cual advierte del nivel de cifrado de la transmisión de los datos entre el sitio web y el usuario. Si la conexión es privada todos los datos personales que se faciliten se enviarán a la empresa propietaria de esa página web y nadie más podrá acceder a ellos. Además, el protocolo (https://) verifica la seguridad de la página.

Igualmente, el uso de la tarjeta de crédito para efectuar las compras sigue siendo un motico para que muchos usuarios no compren en páginas web. Según un estudio de Confianza Online en colaboración con Showroomprivee sólo un 15% de los usuarios confían en la tarjeta de crédito como método de pago online seguro. Paypal tiene mayor grado de confianza por parte de los compradores españoles, con casi un 70% de confianza. En cualquier caso, la importancia del método de pago recae en la pasarela que se utilice. Muchas veces los ecommerce las incluyen con una conexión cifrada con el banco del cliente para garantizar la seguridad de los datos bancarios. Otras tiendas online tienen pasarelas de pago independientes y seguras. «Aquí, aunque la seguridad es lo importante, el usuario debe elegir el método que más le convenga o sea más cómodo», concluye González.

Fuente: Expansión