Las marcas deportivas se han convertido en grandes rivales para las firmas de moda en la búsqueda de las mejores locales en los principales ejes comerciales.

El auge de la práctica deportiva, así como su vinculación cada vez más estrecha con la moda (con colecciones propias de ropa no deportiva), les hace competir de tú a tú con los grandes grupos textiles como Inditex, H&M y Primark, en las principales arterias comerciales del país.

«Las marcas deportivas cada vez tienen mayor presencia en nuestros hábitos de consumo textil y, por lo tanto, en el negocio retail de nuestras ciudades. Actualmente en España hay cerca de 5.000 tiendas de moda deportivas, entre tiendas multimarca, firmas locales amparadas por centrales de compras, grandes superficies y operadores especializados», comenta Javier Pastor, director nacional de la consultora inmobiliaria Ascana, especializada en el negocio retail.

«Estas principales firmas cada vez apuestan más por reforzar su presencia con tiendas monomarca, consolidando las existentes, ampliando e incluso reubicando a mejores posiciones sus tiendas actuales», agrega.

Ubicación

Firmas como Nike, Adidas, Puma o New Balance han pasado de vender sus productos en establecimientos multimarca a abrir no sólo sus propias tiendas, sino que éstas sean consideradas auténticos templos.

«Las marcas deportivas tienen muy claro que tienen que estar en los puntos más calientes de los ejes más comerciales», explica Íñigo Gutiérrez, senior advisor de la consultora inmobiliaria Catella.

«Buscan la estela de las grandes firmas como Inditex, H&M y El Corte Inglés para aprovecharse de los flujos comerciales, ya sean calle o centro comercial», comenta.

Aunque los centros comerciales son foco de interés para este tipo de firmas, para sus tiendas bandera prefieren calles comerciales donde, según un estudio de CBRE, las ventas en el comercio minorista crecieron un 3,6%, frente al 1,6% que lo hicieron los centros comerciales, mientras que el número de visitantes llegó a superar el 20% en los puntos comerciales más transitados de Madrid y Barcelona, frente al 3,1% que, de media, aumentaron las visitas a los centros. De hecho, el récord de afluencia en 2016 lo ostenta la Gran Vía de Madrid, donde Adidas abrió su flagship, y que aumentó su afluencia un 40% con respecto a 2015.

Fuencarral, en Madrid (donde acaba de estrenar tienda Puma), y la Avenida Diagonal y Las Ramblas de Barcelona dispararon su afluencia un 20%, impulsados por la instalación de estas flagship, aseguran desde CBRE. «A diferencia de 2015, en 2016 la moda no lideró el segmento de locales comerciales a pie de calle, cediendo protagonismo a sector más especializados», comentan desde esta consultora.

«Las ubicaciones más solicitadas por las marcas de deporte son , generalmente, calle, principalmente en arterias que combinen un alto peatonal turístico con un elevado componente comercial, donde estén las marcas de moda y complementos más habituales. Actualmente, nos encontramos con que las grandes firmas quieren tener presencia no sólo en una localización principal de compras, sino que quieren abarcar varias zonas comerciales de primer nivel», señalan desde Ascana.

Tiendas ‘museo’

No sólo la ubicación es un punto clave de estas tiendas bandera. Su uso, no sólo como punto de venta sino como un lugar que representa la imagen de esa marca, provoca que busquen locales de grandes dimensiones.

«Los establecimientos más demandado son grandes locales, tanto en altura, fachada, impacto visual… Generalmente, las principales firmas necesitan grandes superficies, muy superiores a los 500 metros cuadrados (si superan los 1.000 mejor), que les permita establecer su templo y museo de la marca con una buena flagship», explica el director nacional de Ascana.

Ejemplos de esta estrategia son las últimas aperturas en eje Fuencarral-Gran Vía de Madrid. «La última operación ha sido la de Puma en Fuencarral pero indudablemente las aperturas más destacadas en los últimos tiempos han sido las de Adidas, en la Gran Vía, apoyando la ya existente de Nike a escasos metros también en la Gran Vía; las apuestas de New Balance y Asics en Gran Vía y Alcalá, respectivamente, pero en tramos más de paso turístico», explica Javier Pastor.

En el caso de Barcelona, las ubicaciones preferidas son Paseo de Gracia y Las Ramblas, donde ha habido tanto nuevas aperturas, como remodelación y ampliaciones de las tiendas ya existentes.

Nuevas marcas

«En los próximos meses, veremos cómo alguna marca, de las que consideramos no tan habituales en cuanto a presencia monomarca, aparecerá en el mix comercial de las mejores arterias comerciales de las principales ciudades», augura Pastor. En este sentido, entre las firmas deportivas que suenan con más fuerza, figura Under Armour que, tras finalizar su acuerdo con su distribuidor histórico en España, Alnisa Sport, a finales del pasado año creó una filial en el país.

Fuente: Expansión