Firmas con tienda digital propia envían todos los días pedidos a España o Europa

La relación de Internet con el comercio local de Pontevedra todavía es una relación reticente. A muchos establecimientos, aunque sí empiezan a hacer uso de redes sociales para promocionarse, les cuesta vender por la Red. Paradójicamente, los que sí dieron el paso, tanto en los últimos tiempos como hace ya años, responden con un «genial» cuando se les pregunta por su división de negocio online. Los hay que venden con tienda digital propia y hacen esfuerzos mayúsculos para posicionarse en Internet y que su web tenga visibilidad; los hay que canalizan las ventas por Facebook y también los hay que se apoyan en plataformas como Amazon para multiplicar su negocio en Internet. En esta gran plataforma de ventas puede encontrarse desde ropa hasta calzados o libros de tiendas ubicadas en la ciudad pontevedresa.

 Mercedes Zaldívar, de Las merceditas de Iria, lleva dos años combinando el negocio físico con el digital. En su caso, vende a través de su propia web. Dice que el incremento de las ventas por la Red fue enorme y que si bien actualmente, no se equiparan del todo con la venta en su establecimiento de Joaquín Costa, no le falta demasiado. «Todos los días enviamos pedidos. Mandamos muchísimo calzado para fuera pero a veces también nos compra por Internet gente de aquí. La tienda digital nos está salvando todos esos días de mal tiempo en los que no pasa nadie por la calle», indica. También señala que al principio se decantaron por Instagram, antes de tener el negocio propio digital. «Era una locura, colgábamos una foto y nos pasábamos el día al teléfono, llamaban de toda España. De ahí que nos decidiésemos a tener la tienda electrónica».

Tocados a California

 Las firmas locales que apuestan por el mercado digital se sorprenden, sobre todo, del infinito mercado que se les abre. «Enviamos tocados y sombreros a California y otros puntos de Estados Unidos, la verdad es que es sorprendente», dicen desde Piaf, que vende complementos por Facebook. «La clave es especializarse. En mi caso no hay muchas tiendas de juguete sostenible, así que por Internet mando pedidos a muchos sitios», señala Patricia Estévez, de Estrellas o Limones, que también tiene tienda electrónica propia. «Yo noto que cada año vendo más por Internet, lo cierto es que me preocupé por posicionarme, y aún no lo conseguí de todo», añade Celeste Barros, desde Marilyncoquette.

Especializarse y posicionarse. Eso es lo que le recomiendan a los comercios de Pontevedra Antonio Rodríguez y Javier Sobrado. Ellos son los responsables de un negocio local que, precisamente, vive de ofrecer servicios a empresas o a la Administración para que tengan difusión en Internet. Señalan: «Algunos comercios van preocupándose por sus negocios digitales, pero hay quien pone la mercancía en Internet y cree que se vende sola. Y eso no es así. Hay que atenderla como a una tienda física».

«La plataforma te cobra, claro, pero con ellos vas como un tiro»

 Si hay un sector del comercio local de Pontevedra con visibilidad en Internet es el de las librerías. A golpe de ratón se pueden comprar ejemplares de casi todos los negocios locales de este gremio. Uno de ellos es Cao. Laura Carrasco, su responsable, explica que ahora mismo están reconstruyendo la web, pero que canalizan ventas por las redes sociales y, sobre todo, a través de Amazon. ¿Cuál es su experiencia con este gigante de la venta digital? «La plataforma te cobra, claro, pero con ellos vas como un tiro. Nosotros estamos contentos. Vendemos ahí libro descatalogado. Ellos se llevan un 20 %, lo tienes que aceptar así, claro». A Laura le sorprende que a veces venda libros vía Amazon a personas de Pontevedra.

«Para que funcione bien el negocio on line tienes que invertir en él»

 Marta Enríquez es copropietaria de una tienda de ropa llamada Marengo. En su caso, antes de lanzarse con el negocio físico en Pontevedra, ya había abierto una tienda digital. Por Internet, vende tanto de la mano de Amazon como con su propia web. Señala que, de momento, le da mejor resultado lo segundo: «Afortunadamente ahora mismo vendemos más por nuestra propia tienda que con Amazon. Pero para que funcione bien el negocio on line tienes que invertir en él. Nosotros tuvimos que gastar dinero, sobre todo, para posicionarnos. De hecho, si seguimos en Amazon no es por las ventas en sí, sino porque nos da visibilidad». Indica que todas las semanas envían pedidos, sobre todo, a distintos países europeos.