El país es el cuarto dentro de Europa con una mejor percepción respecto a su economía en el primer trimestre de 2017, aunque todavía se muestra reticente al consumo, según Gfk.

España, una realidad doble. Aunque el optimismo de sus habitantes sobre la marcha de la economía sitúa al país en el cuarto puesto dentro de Europa, la disposición a comprar continúa siendo de las más bajas del continente en el primer trimestre de 2017, según el último informe Clima de Consumo para Europa de Gfk.

El mercado español ha obtenido 23 puntos dentro del indicador de expectativas económicas que elabora la compañía de análisis de mercado, tan sólo por detrás de República Checa (37), Países Bajos (32) y Portugal (29). Aunque el indicador disminuye en dos puntos la nota que obtuvo en el último trimestre de 2016, España sigue estando en la parte alta de la clasificación dentro de los dieciséis estados analizados.

Entre las razones para la buena percepción del devenir económico, Gfk cita factores como la actual estabilidad política, las mejores previsiones sobre el Producto Interior Bruto (PIB), el impulso de las exportaciones o las alentadoras perspectivas del turismo.

Entre las razones para la buena percepción del devenir económico en España, Gfk cita factores como la actual estabilidad política y las mejores previsiones sobre el PIB

Sin embargo, a pesar del buen escenario macroeconómico, el consumo no termina de despegar. España es uno de los cuatro países europeos que se encuentran en valores negativos respecto a la disposición a comprar, con 4 puntos negativos, junto a Grecia (-45), Portugal (-10) e Italia (-2).

La poca disposición al consumo en España tendría una de sus posibles causas en la caída del indicador de expectativas de ingresos, muy influenciados por el comportamiento del paro. El país ha rebajado su puntuación en este ámbito de 16 a 11 puntos en el primer trimestre de 2017. Pese a tener la tasa de generación de empleo más alta de Europa en 2016 (2,8%), el 90% de los contratos creados ha sido temporal, según Gfk.

En el resto de Europa, el clima de incertidumbre política en distintos países que este año acogen elecciones generales, el Brexit, la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, los atentados terroristas en Euopa y la guerra en Siria, han afectado levemente al optimismo de la población, según el informe.

No obstante, Alemania, motor económico de la zona euro, ha obtenido 18 puntos en el indicador de expectativas económicas para el primer trimestre de 2017, dos puntos más que los que tenía en el último trimestre de 2016.

Reino Unido e Italia, en la otra cara de la moneda, cosechan resultados negativos respecto a la percepción de la marcha de sus economías. El país presidido por Theresa May ha registrado 13 puntos negativos en el indicador de Gfk, mientras que Italia obtuvo el valor más bajo de todo el continente, de 53 puntos negativos, 15 más que el último trimestre de 2016.

En lo relativo a la disposición a comprar, Alemania sigue liderando el ránking del continente con una puntuación de 57 en dicho indicador. El país incrementó su nota en ocho puntos durante el primer trimestre de este año con respecto al último de 2016.

Fuente: Modaes.es