España se ha consolidado como cuarto país europeo en lo que respecta al uso del comercio electrónico, solo por detrás de Alemania, Reino Unido y Francia. Las tiendas online ‘todo incluido’, que ofrecen proveedores de hosting como STRATO, están viviendo su mejor momento ya que facilitan la creación de un e-commerce totalmente profesional con una mínima inversión.

El éxito y crecimiento de este formato de comercio en España es una realidad. Así lo demuestran también los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que confirman un crecimiento del 20,3 por ciento en la facturación, alcanzando los 5.948 millones de euros en el segundo trimestre de 2016.

Este nuevo ecosistema ofrece grandes oportunidades para los negocios. El porcentaje de personas que accedieron a Internet en alguna ocasión en 2016 fue del 82,7 por ciento, lo que indica que cerca de 23 millones de personas (entre 16 y 74 años) se conectan a la Red todos los días.

Por ello, es importante para las empresas hacerse un hueco en Internet. Las nuevas tecnologías han permitido crear un comercio online profesional y personalizado fácilmente con un coste muy reducido y sin tener conocimientos previos de programación o de diseño. Se puede desarrollar un completo e-commerce desde solo 7,90 euros al mes –en el caso de STRATO–.

«Con un proceso cómodo, sencillo y barato, se puede crear una tienda online con unos costes reducidos y controlados. El paquete de tienda online incluye el alojamiento, dominio, correo electrónico con espacio flexible, varios métodos de pago, enlaces a mercados online como ebay o Amazon, ventas en redes sociales, herramientas de marketing online y logísticas incluidas», explica la compañía.

Los usuarios pueden acceder a más de 50 plantillas gratuitas de diseños y de sectores. Asimismo, se cuida la seguridad, ya que en este servicio «todos los datos se almacenan en centros de alto rendimiento». «La transmisión segura y cifrada de los datos es un requisito imprescindible de las tiendas online. El procesamiento de la información cumple con la legislación alemana sobre protección de datos, una de las más estrictas a nivel mundial», añade.

Entre las ventajas de una tienda online está el de ofrecer sus productos a una gran clientela potencial en todo el mundo y estar abierta y funcionando 24 horas al día, 365 días al año. Además, ofrece información detallada y actualizada de los productos, facilita la compra con diversos métodos de pago (así como el control y seguimiento de los pedidos) y permite hacer promociones u otras modificaciones estratégicas en tiempo real.

Fuente: La Vanguardia