La inmobiliaria Forcadell lanza la aplicación Shopinion para saber que oferta comercial quieren los vecinos de Barcelona.

La iniciativa busca dinamizar el comercio de proximidad en áreas donde los locales permanecen vacíos porque la demanda no responde a la oferta.

«¿Has visto? Han abierto una nueva peluquería aquí al lado, con lo bien que nos iría tener una floristería!» Quién no ha mantenido esta conversación con vecinos, familiares o amigos que viven en su mismo barrio. Una fórmula para dar respuesta a estas necesidades la ha ideado la inmobiliaria Forcadell con la puesta en marcha -de momento para Barcelona- de la aplicación Shopinion que persigue aunar las prioridades de la demanda comercial con la oferta y con la ocupación de aquellos locales que permanecen vacíos justamente porque los negocios que se instalan no encuentran un encaje en el vecindario.

La nueva aplicación permite a los residentes de una zona concreta por medio de una votación on line mostrar cuáles son sus preferencias comerciales, es decir, aquella oferta que echan en falta y que para encontrarla deben desplazarse a otras áreas de la ciudad, más o menos cercanas. Además de votar on line, también se puede hacer en los puntos físicos Forpunts de Forcadell, actualmente tres, ubicados en la calle Berlín (para el área de Les Corts), Muntaner (Sant Gervasi) y Santa Amèlia (Sarrià).

La iniciativa lleva cuatro meses en funcionamiento y ya ha conseguido que en la calle Bruc de Barcelona se instale un negocio de estética y peluquería «porque era lo que querían los vecinos», asegura Antonio López, socio-director del área inmobiliaria de empresa de la firma Forcadell. López explica que se trata de unificar preferentemente los intereses de los residentes -pero también los de las personas que están en la zona diariamente por motivos laborales- con los propietarios de locales que bien quieren alquiler o vender, pero que no encuentran ningún interesado porque están ubicados en zonas donde la rotación comercial es muy alta por falta de éxito en los negocios que se instalan. Y, en tercer lugar, contribuir al negocio inmobiliario, aunque los responsables de Forcadell insisten en que no hay ningún contrato de exclusividad para comercializar ellos los locales.

Además, en cuarto lugar, se encontrarían los intereses de la política municipal para preservar el comercio de proximidad y evitar que determinadas zonas de la ciudad padezcan los efectos de la gentrificación.

En su primeros meses de funcionamiento, con 170 personas adheridas a la campaña que ya han votado sobre más de una treintena de locales que se han expuesto en el mercado inmobiliario para su venta o alquiler, Antonio López cree que ya se ha mostrado la utilidad de esta aplicación que esperan dar a conocer a asociaciones de comerciantes de determinadas arterias o barrios para entre todos buscar soluciones «a un problema que tienen muchas ciudades europeas: la pérdida del comercio autóctono».

La plataforma surge también como una herramienta para emprendedores puesto que permite que promotores de nuevos negocios encuentren propietarios de locales que estén interesados en ayudarles a impulsar el desarrollo de la idea.

Fuente: El Mundo