Saltar al contenido

Barcelona: Campaña metropolitana para que las tiendas de barrio sean accesibles

El AMB animará a los ‘botiguers’ a que cuiden al cliente con discapacidad.

Los municipios del entorno de Barcelona unificarán criterios de accesibilidad.

Las personas con movilidad reducida experimentan a diario una incomprensible ironía ciudadana: les encantaría comprar en el comercio de barrio, pero muchas de las tiendas de su entorno no son accesibles. Es así cómo, aunque no es esa su opción principal, acaban desplazándose a las grandes superficies, donde les está garantizado el acceso. Para intentar corregir esta situación, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) prepara una campaña que se pondrá en marcha este año destinada al pequeño ‘botiguer’ para que se dé cuenta de la cantidad de clientes que está dejando por el camino. Amén de recordarle que las personas con algún tipo de discapacidad (física, intelectual o sensorial) tienen los mismos derechos que el resto de seres humanos.

Pilar Díaz es la presidenta en Catalunya de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) y no entiende que los comerciantes de barrio no se den cuenta del valor que tiene convertir un escalón en una rampa. Muchas veces se apela al desconocimiento, a la falta de formación o información. Se usa mucho esa expresión de «no lo había pensado«. «Tenemos que conseguir que la gente cambie de chip«, apela esta activista, que en el pasado mandato municipal fue la primera concejala del Ayuntamiento de Barcelona en silla de ruedas.

LOS MISMOS CRITERIOS

La campaña la ha anunciado este martes Guillem Espriu, coordinador de políticas sociales del AMB, en el seno de unas jornadas sobre accesibilidad celebradas en Cornellà a las que han asistido representantes de una docena de municipios, de los 36 que forman el ente metropolitano. El encuentro también ha servido para empezar a sentar las bases del desarrollo del «modelo social de la discapacidad«. O lo que es lo mismo: el camino a seguir para que todo el entorno de Barcelona (3,7 millones de personas, incluida la capital catalana) siga los mismos criterios en materia de accesibilidad.

Para ello, el consejo metropolitano del AMB aprobó el pasado aprobó el 28 de marzo una resolución que, entre otras muchas cosas, reza: «El diseño universal (entendido como la voluntad de unificar criterios) nos acerca a la sociedad del bien común, ya que influye de manera transversal en el conjunto de políticas, beneficia a las personas de todas las edades y habilidades y facilita la no discriminación«.

El AMB también tiene previsto reunirse con representantes de Google y la aplicación Waze para que en sus mapas incluyan la opción de marcar los recorridos accesibles, del mismo modo que se puede escoger el trayecto en bicicleta o en transporte público.

Fuente: El Periódico

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos