Un plan de choque para la dinamización del sector. Es la petición de la Confederación Española de Comercio (CEC) ante la inestabilidad de las ventas que se vislumbra,  después de conocerse los datos del Indice de Comercio al por Menor del mes de abril que deja una caída en la facturación del 1 %.

La CEC advierte que, en caso contrario, “el comercio minorista, y en especial las pymes, afrontarán una temporada primavera-verano sumamente inestable”.  Las cifras del citado Índice de Comercio al por Menor del mes de abril, que deja un descenso del -1%,  corroboran la irregular evolución de las ventas del sector durante el primer cuatrimestre del año(ver aquí en el que se dio un crecimiento del 0% en enero, del -2,9% en febrero y del 2,7 en marzo.

Eliminados los efectos estacionales y de calendario, las ventas del comercio minorista durante el mes de abril presentan una mejora del 1,8%, mientras que el empleo aumentó un 1,8% respecto al mismo mes de 2016. Asímismo, la CEC ha destacado “el enorme esfuerzo llevado a cabo por las empresas unilocalizadas”, que en abril siguieron creando empleo (1%) pese al descenso en su facturación (-2,1%). R

Para Manuel García Izquierdo, presidente de CEC,  “tras más dos años de crecimiento continuo, en 2017 el comercio ha entrado en una fase de marcada inestabilidad a nivel de ventas que pone en riesgo la recuperación del sector”. García Izquierdo achaca la situación al adelanto de las últimas rebajas de invierno a plena campaña de Navidad, un hecho  “que rompió la tendencia positiva, dificultó la venta del stock y perjudicó el inicio de la temporada de primavera-verano”.

Por ello, el presidente de la Confederación ha reclamado un refuerzo en las políticas nacionales y autonómicas de apoyo al comercio minorista (y en especial a las pymes de comercio), y la delimitación de los periodos de rebajas, lo que “mejoraría la situación del sector y garantizaría la viabilidad de las próximas rebajas de verano”.

Fuente: Distribución Actualidad