La entrada de nuevos inversores dispara las rentas en Barcelona hasta un 40%.