• La estrategia de la distribución se encamina ahora por ampliar y renovar sus tiendas de ‘barrio’ para satisfacer a un cliente más exigente.

La apertura de nuevos establecimientos y la mejora y renovación de los ya existentes parece ser la estrategia generalizada de las grandes cadenas de distribución para encarar el futuro de un sector donde la competencia es cada vez más feroz. Y es que, tras la crisis, las cadenas no pueden diferenciarse solo por el precio, porque el consumidor del siglo XXI es «el comprador más experto que ha existido en la historia», según el responsable de nuevos negocios de la consultora Nielsen, Alfonso Delgado. Se caracteriza por quererlo todo y por no tener lealtad a una sola marca.

Más disputado está el resto del podio: el segundo puesto lo ocupa Carrefour -que copa un 8,6% del mercado-, pero con una diferencia de apenas seis décimas respecto a su más cercano competidor, Dia, con una cuota del 8%. Por eso la cadena francesa, que sigue ganando peso en España con su formato habitual, el hipermercado (en la actualidad hay 190), se ha lanzado de lleno a la caza de las compras de rutina con una estrategia de expansión de su red de establecimientos de proximidad. De hecho, en los últimos siete años han abierto más de 570 tiendas de este tipo, que se adaptan en función de las características y condiciones sociodemográficas de cada barrio: 336 con el formato Express y otras 235 en las estaciones de servicio Cepsa.

Además, han creado las tiendas ‘Premium’ para aquellos clientes de poder adquisitivo más elevado. Y siguen con su sistema de franquicias a través de la marca Carrefour Market (115 centros), un supermercado cercano, moderno y cómodo para el consumidor con más de 7.000 referencias en sus secciones de alimentación, textil, bazar y pequeño electrodoméstico.

Dia, por su parte, ha contraatacado para desprenderse de su etiqueta de cadena ‘low cost’, el grupo español, que cuenta con más de 7.000 establecimientos, llevará a cabo la renovación de más de 2.000 tiendas Dia Market con el objetivo de ofrecer un mejor servicio a los clientes, potenciando el producto fresco y las marcas propias de la compañía, especialmente la gama gourmet Delicious.

De igual manera, el grupo alemán Lidl -el que más creció en 2016, con 535 tiendas- también ha ido adaptando su modelo de negocio original desde que se implantó en España en 1994 al perfil del consumidor nacional; eso sí, sin perder de vista la esencia de la ‘filosofía discount’ que siempre le ha caracterizado. El nuevo diseño de tienda que desde 2015 está poniendo en marcha es un buen ejemplo: en ella se conjugan los elementos del ‘discount’ (eficiente, funcional, productivo.) con un enfoque al cliente (cómodo, luminoso, moderno, cercano). Por eso la compañía la ha bautizado como ‘la tienda total’. Se trata de establecimientos mucho más amplios y cómodos que sus predecesores para poder aumentar progresivamente su surtido y dar mayor protagonismo a los productos frescos, todo para adaptarse a un consumidor que además de valorar sus precios bajos quiere productos de mayor calidad.

¿Adiós a los Hipercor?

Por su parte, el Corte Inglés, que juega en otra liga diferente, estudia unir sus grandes almacenes con Hipercor, con el objetivo de reorganizar su oferta comercial y lograr sinergias, dentro de un proceso en el que se mantendría el empleo y la marca. Esta operación persigue reducir costes, reorganizar espacios y lograr ahorros, según informan fuentes de la compañía, que recalcan que «de esta forma se evitan duplicidades y que ambos negocios compitan entre sí».

Desde Anged, la patronal de los grandes distribuidores, explican que las empresas están adaptando sus tiendas y oferta a la realidad del consumo en España, marcada en los últimos años por la crisis, pero denuncian que la evolución de este sector está fuertemente condicionada por el entorno normativo, que limita enormemente el desarrollo de los grandes formatos, como el hipermercado. Por eso las grandes cadenas se reinventan, para que el declive del hipermercado tradicional no les haga mella.

CRECEN LOS ‘SÚPER’

19.618  supermercados entre 100 m2 y 2.500 m2 hay en la actualidad, 516 más que en 2015.

445 hipermercados hay en España, 7 menos que en 2015 y apenas 4 más que en 2008, según Nielsen.

LA PRIMERA TIENDA CIEN POR CIEN «VERDE» DE CARREFOUR 

El distribuidor francés da un paso más y abre un establecimiento exclusivo de productos ecológicos para expandir el ‘bio’ en España

La salud es hoy en día la gran preocupación a la hora de llenar el carro de la compra. Es cada vez más habitual ver en los supermercados a los clientes leyéndose los ingredientes de los productos para saber si lleva el denostado aceite de palma, cuánto azúcar contiene o el nivel de grasas saturadas. Y es que casi la mitad de los españoles desean más productos naturales en los lineales de los establecimientos, según un informe de Nielsen.

Ante esta nueva demanda, Carrefour ha lanzado un nuevo concepto comercial en España al abrir su primera tienda cien por cien ecológica, Carrefour Bio. Ubicada en pleno centro de Madrid, cuenta con un amplio surtido de más de 1.800 productos, de marca propia y ajena, pero todos con certificación ecológica. Aquí el cliente más exigente podrá realizar una compra completa de todas sus necesidades, pues además de panadería, frutería, carnicería, pescadería o charcutería, podrá adquirir productos de perfumería, bebé y droguería que respetan el medio ambiente. E incluso hay un pequeño espacio dedicado al café y a los platos preparados para poder tomarlos allí al momento.

También El Corte Inglés apuesta por la alimentación sostenible y ecológica con la puesta en marcha de La Biosfera, un nuevo espacio dentro de su supermercado dedicado exclusivamente a los productos ‘verdes’. Además, en breve lanzará una nueva marca propia: El Corte Inglés Bio. De igual manera, los hipermercados Alcampo y los supermercados Simply -del grupo francés Auchan- cuentan con un espacio diferenciado en el que ofrecen un amplio surtido de estos productos.

Fuente: larioja.com