También limita la apertura de nuevos locales de venta de comida rápida.

Solo los helados artesanos se salvan de las limitaciones establecidas.

Las autoridades de Venecia han tomado la decisión de prohibir la apertura de nuevos locales de venta de kebabs, además de otros establecimientos de comida rápida, incluyendo los que venden porciones de pizza.

Solo las tiendas que venden helados artesanos se han librado de esta regulación. No es esta la única medida que ha tomado el Gobierno local en este sentido, sino que además ha prohibido el consumo de este tipo de alimentos en la icónica Plaza de San Marcos y en otros puntos de interés turístico.

Esta decisión, aprobada el pasado jueves, tiene como objetivo «preservar el decoro y las tradiciones en la ciudad», según declaró la jefa de Turismo de Venecia, Paola Mar, en declaraciones recogidas por The Guardian.

Mantener la identidad de la ciudad

«En una ciudad tan turística como la nuestra, existe el riesgo de que pierda su identidad», alega esta responsable. «Hay productos locales que debemos intentar promover, para mejorar el espíritu de la ciudad, y a nivel ambiental sería más sostenible», sostiene.

Venecia no es la primera ciudad italiana que limita la venta de comida rápida. Por ejemplo, Verona frenó la apertura de nuevos locales de Kebab, mientras que Florencia ha limitado la presencia de comida extranjera, obligando a todos los nuevos restaurantes y tiendas de alimentos del centro histórico de la ciudad a que el 70% de sus productos sean locales.

Fuente: El Economista