La llegada de la japonesa a España agitará su competencia, pero sus modelos son distintos

Tadashi Yanai se le compara con el presidente de Inditex, Amancio Ortega. Él mismo se ve como rival y aspira a que Uniqlo, el grupo textil que fundó en Japón en 1984 y que ahora aterriza en España, pueda competir con Zara. Quiere convertir Fast Retailing, el gigante al que pertenece la marca de ropa, en el grupo textil más grande del mundo en 2020.

«Siempre se ha dicho que Uniqlo quiere ser como Zara, pero hay varios factores que hacen que sean difícilmente comparables. Hay aspectos que los diferencian, desde el producto, la distribución, el aprovisionamiento o el posicionamiento de marca», explica Gosia Pajkowska, experta en moda y profesora en la materia del Instituto de Diseño.

Uniqlo es la marca fuerte de Fast Retailing Group, un gigante textil que factura 1.786.000 millones de yenes (más de 13.700 millones de euros), según los datos facilitados por el grupo a cierre de 2016, y que tiene una plantilla de 43.000 trabajadores. Yanai abrió su primera tienda en mayo de 1984 cerca de Hiroshima bajo el nombre de Unique Clothing Warehouse, aunque después se abrevió y se quedó como Uniqlo.

Tres décadas después la marca opera en 18 países y tiene más de 1.800 tiendas. España será su mercado número 19. Abrirá tienda en Barcelona el próximo 20 de septiembre y, según ha confirmado la compañía a EL MUNDO, está negociando una segunda apertura y estará presente en el renovado Centro Comercial de Glòries, en Barcelona.

Su llegada a España abrirá una batalla en el sector, donde ya compiten marcas como Zara, H&M y Mango. «Para Uniqlo es difícil llegar a ser tan grande como Zara porque su modelo de negocio es diferente al de la empresa española», señala Carlo Tafuri, cofundador y consejero delegado de Brandsdistribution.

Cree que, en lugar de asimilarse a Zara, Uniqlo es más bien «el nuevo Benetton: son realmente fuertes en lo que se refiere a los básicos de moda pero de momento no han logrado alcanzar a Zara en lo que se refiere a cambio de existencias ni en lo relativo a las tiendas. Su bestseller desde hace años es el modelo de chaleco Ultra Light Down», dice.

Zara, sin embargo, «es capaz de capturar al instante las últimas tendencias, saber qué es lo que quieren los clientes en tiempo real y organizar las producciones de moda de una manera muy rápida». «En un mes Zara es capaz de diseñar, producir y entregar en sus tiendas una nueva colección y, además, cambian cada mes el 85% de las prendas que ponen a disposición de los clientes en las tiendas», dice el experto.

Pajkowska cree que la diferencia principal entre ambas marcas «es a nivel de colección, de producto». «Zara tiene un producto más enfocado a la moda, mientras que Uniqlo trabaja los básicos, prendas icónicas que declina en muchos colores, pero con un enfoque más práctico y unisex», explica.

Según Mario Arqued, experto en tendencias de consumo de IPSOS, «Uniqlo se ha mirado en el espejo de una marca global de éxito como es Zara, lo que a priori parece una buena idea, puesto que el desembarco de marcas asiáticas en los mercados europeo y americano ha sido históricamente complicado».

Un abismo

El problema «es que Zara es, en nuestro país, mucho más que un modelo exitoso en el plano logístico: el histórico de marca, su trayectoria, la credibilidad, el orgullo de marca «propia y nacional», los perfiles transversales de comprador que tiene… Todo esto son factores que generan, a día de hoy, un abismo entre Arteixo y Yamaguchi».

Los expertos consultados ven difícil que Uniqlo pueda alcanzar en poco tiempo al gigante español, que tiene 7.385 tiendas en 93 países. «Zara ha apostado por un desarrollo a nivel mundial con una presencia física muy fuerte y potente y una capilaridad muy grande.

Uniqlo tiene muchas tiendas en Japón, pero en Europa está entrando ahora en las principales ciudades. Es incomparable con la red de distribución física que tiene Zara. Ya simplemente el encontrarte con una tienda a pie de calle en casi cualquier ciudad del mundo…», dice Pajkowska.

La marca japonesa tiene tiendas en Reino Unido, Bélgica, Francia y Alemania. Para Arquerd, «aún hay que ver cómo Uniqlo se presenta en sociedad y genera un posicionamiento relevante y diferenciado».

Fuente: El Mundo