Un estudio de la herramienta móvil para la gestión de finanzas Fintonic concluye que los consumidores españoles han gastado 130 euros de media en ropa y complementos.

Los descuentos que acompañan a las prendas de ropa durante el verano tienen cada vez menos tirón entre los compradores españoles, que en los meses de julio y agosto redujeron el gasto invertido en las rebajas en un 6% con respecto a 2016. Así se refleja en un análisis realizado desde la aplicación móvil Fintonic, que ayuda a controlar las finanzas de sus usuarios.

Según este estudio, cuatro de cada cinco españoles acudieron a las rebajas de verano y gastaron de media 130 euros en ropa y complementos, una cantidad inferior a la recogida en años anteriores. Estas adquisiciones se habrían escalonado en cuatro compras diferentes, y en cada una de ellas se habrían invertido 36 euros.

De nuevo, marcas como Zara, Primark, H&M, Mango y Cortefiel figuran entre las que se llevan la mayor porción de la tarta de las rebajas. Además, si únicamente se cuenta el negocio que generan estas cinco empresas, Zara se erige como la gran triunfadora con el 40% de las ventas. Un resultado que se explica en parte porque la tienda de Inditex es, junto con Primark, la más visitada por los compradores.

El consumidor tipo, mujer de entre 25 y 44 años

Lo que no cambia según el estudio de Fintonic es el perfil de los clientes de las rebajas, que continúa siendo el de una mujer cuya edad oscila entre los 25 y los 44 años. Invertiría un total de 141 euros, un resultado levemente superior al medio.

Los hombres son en cambio más conservadores, y solo destinan 120 euros a la adquisición de este tipo de artículos. También acuden menos a los comercios, aunque gastan dos euros más en cada una de sus compras.

Por comunidades, los residentes en Navarra, País Vasco y Comunidad de Madrid son los que más dinero dedican a comprar ropa y complementos en rebajas, con 149 euros, 145 euros y 143 euros, respectivamente. Son datos que se ubican por encima de la media nacional, aunque no impiden que ese registro general descienda respecto a 2016.

Para Brais Ramos, gerente de cuentas en Estudios Fintonic, este hecho estaría motivado «por la desorientación que provoca en el consumidor la liberalización de los periodos de descuentos», lo cual conlleva que el gasto «se distribuya más a lo largo del año».

Fuente: Expansión