El Black Friday se ha convertido en una gran oportunidad de ventas por la que apuestan cada vez mayor número de compañías. El año pasado, la jornada de descuentos más importante del año movió 1.300 millones euros en España, representando el 5% del consumo online anual y registró un crecimiento del 13% respecto a 2015, según los datos expuestos por Dolist en la feria eShow, que cerró el viernes pasado sus puertas en IFEMA (Madrid).

Dolist, empresa experta en marketing que desarrolla campañas de Black Friday para más de 120 clientes, puso al servicio de los asistentes de la feria eShow la experiencia de su ‘consultant manager’, Antonio Martos, para analizar las claves del éxito de la campaña Black Friday a partir de los datos de sus clientes.

Aunque el Black Friday es una gran oportunidad para las marcas de potenciar sus ventas y una cita ineludible para los consumidores en vísperas de Navidad, “la audiencia es cada vez más dispersa e huidiza”, según el análisis de Antonio Martos. “Este aumento de la popularidad de este evento pone sobre la mesa un reto complejo: conquistar a una audiencia cada vez más saturada de información y publicidad”, añadió. Además, explicó que el marketing de emergencia “ha dejado de funcionar” porque el lanzamiento masivo de campañas de marketing ha provocado la desaparición del “efecto sorpresa para los clientes”.

Dolist no cree que el marketing masivo sea una solución, especialmente de cara al nuevo Reglamento de Protección de Datos (RGPD), que entrará en vigor el 25 de mayo de 2018 y sumará complejidad al proceso de captación de datos. “Con este tipo de marketing masivo no solo nos exponemos a sanciones, sino que nos arriesgamos a deteriorar nuestra imagen de marca y el ROI de nuestras campañas”, explicó Martos, recomendando apostar por enfoques más humanos y cualitativos.

La clave: trabajar todo el año en la recolección de datos

Para llevar a cabo un Black Friday exitoso hay que recopilar datos de clientes durante todo el año, pues este evento no se desarrolla en un día, sino que “es un trabajo que debe prepararse todo el año, siempre sin perder de vista la pirámide de confianza del consumidor”. Las empresas disponen a su alcance de una multitud de datos –sociodemográficos, declarativos, geográficos…- que les posibilitan hacer llegar a su audiencia mensajes relevantes.

“Trabajando durante todo el año estos datos se conseguirá elaborar el mensaje más adecuado para cada cliente y, con ello, tener un éxito comprobado durante el día del Black Friday”, dijo Antonio Martos, explicando que el método de Dolist es explotar los datos de los que ya disponen, como los historiales de compras, interacciones en redes sociales, las páginas vistas o temas de interés en los programas de ‘messaging’. “Es fundamental plantearse las preguntas adecuadas antes de diseñar una campaña para el Black Friday”, analizó el experto, que concluyó diciendo que “a la hora de hacer una campaña efectiva de este tipo hay que dirigirse a personas más que a consumidores e intentar seducirles para diferenciarnos de la competencia. Esto lo hacemos mediante la creatividad y contando una historia cautivadora”.

Con ánimo de ayudar a las empresas a adaptarse al RGPD, Dolist ha puesto a disposición del público su guía ‘E-Marketing y Protección de Datos’, disponible desde este enlace: http://dol.st/GuiaRGPD

Fuente: marketing news