Durante su intervención en unas jornadas organizadas por Formes, Gimeno ha defendido que el futuro del comercio pasa por la omnicanalidad, porque convivan todos los canales de venta y por lograr que el comercio en internet complemente al físico y porque éste sea una plataforma para el comercio online.

«La empresa que se quede al margen de esa evolución tendrá dificultades de futuro», ha aseverado Gimeno, quien ha subrayado que el comercio electrónico ya no es algo futurista y que el canal en internet de El Corte Inglés cuenta con 8,5 millones de clientes registrados.

Sin mencionar a compañías como Amazon, que sólo operan por internet, ha destacado que la aparición de «especialistas» de dimensión supranacional y que operan en todos los ámbitos de consumo ha hecho de la distribución un sector muy «dinámico y extremadamente competitivo», al tiempo que ha subrayado que «los establecimientos son, sin duda, los más visitados por los ciudadanos».

En este sentido, ha explicado que sólo por las tiendas del grupo pasaron el año pasado 650 millones de visitantes.

De cara al futuro, es previsible la llegada a España de nuevos inversores, animados por la recuperación de la crisis, la creación de nuevos centros comerciales, la proliferación de outlets y la aparición de nuevos y sugestivos formatos, ha dicho Gimeno, quien ha augurado que triunfarán aquellos que conecten mejor con el consumidor y sus necesidades.

«Estamos abocados a mantener una fuerte tensión competitiva no sólo con los operadores actuales, sino con los que preparan su aterrizaje en nuestro país», ha dicho el ejecutivo, quien ha considerado apremiante desarrollar el comercio electrónico frente «a los gigantes exteriores».

También ha señalado entre los retos a los que se enfrenta el sector la necesidad de convivir con el «low cost» y conseguir que las marcas propias (marcas blancas) no sean un freno a la inversión en investigación y que no atenten contra las denominaciones de origen.

Fuente: eldiario.es