• La experiencia de las ‘pop up stores’ en la Plaza de las Monjas se extiende desde ayer a Isla Chica tras un «tremendo éxito»

Aterrizaron por vez primera en la ciudad hace una semana y desde ayer repiten en la Plaza del antiguo Estadio. Las pop up stores, tiendas temporales e itinerantes con formato de atractivas cajas, estarán hasta el próximo viernes en el segundo núcleo más comercial de la capital con el objetivo de «destacar la importancia del comercio tradicional», según el alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz.

La iniciativa fue un «tremendo éxito» en la plaza de Las Monjas y eso ha llevado a los representes de CECA-Comercio Huelva (Confederación de Empresarios del Comercio de Andalucía en Huelva) a comenzar las gestiones oportunas para que las tiendas efímeras se abran a diferentes puntos de la ciudad de forma periódica y en un año estén presentes en los grandes núcleos de la ciudad. Todo apunta a que el próximo lugar será La Orden, un barrio al que seguirán la Merced y «otros puntos básicos para el comercio de la ciudad», según avanzaron Gemio y Cruz.

Y es que los comerciantes entienden que se trata de una propuesta «innovadora» que pretende llamar la atención de los viandantes. Se trata en definitiva «de poner de manifiesto la unión que hay entre comercio y ciudad, un vínculo fundamental para el desarrollo económico de Huelva», según Cruz.

La instalación incluye cinco tiendas en el formato de atractivas cajas gigantes en las que se ubican cinco comercios de sectores tan diversos como la decoración, librería, moda y artículos para el ocio y el deporte. «Si hubiera habido diez, se hubieran cubierto porque la experiencia ha sido muy positva y si los comerciantes repiten [lo hacen cuatro] es porque ha ido muy bien», defiende el presidente de los comerciantes, Antonio Gemio.

Las pop up stores son una tendencia del marketing comercial urbano que triunfa desde hace más de una década en Nueva York y en Londres y que prospera en los últimos años también en las grandes capitales de nuestro país. Toman su nombre de las ventanas emergentes que saltan en internet, porque estas tiendas son como comercios o escaparates efímeros que sorprenden a los transeúntes en sitios estratégicos de la ciudad. De hecho, el que esos comercios salten a la calle de un modo imprevisto y espontáneo (de ahí le viene la denominación de pop up, como las ventanas que se abren en internet) es la base de la estrategia de marketing, ya que con ello se otorga un valor añadido a la marca que dura más allá de la celebración del evento.

El modelo busca crear emociones, impactar, sorprender y todo ello en un espacio con fecha de caducidad. Es el objetivo de estos espacios en los que no solo se busca vender un producto sino también aportar un componente «diferente y exclusivo» en cierta medida.

El interés puede estar en dar a conocer un producto, la necesidad de vender stock, o permitir un acercamiento con el cliente. En definitiva, se trata de «vivir una experiencia».

Fuente: Huelva Información