El comercio minorista de prendas de vestir en España generó en 2016 una cifra de negocio de 18.800 millones de euros, un 1,6% más que en el año anterior, según el Observatorio sectorial  DBK de Informa.

 

Las cadenas siguen conquistando el negocio de la moda en España. En 2016, el comercio monomarca elevó un 2,4% sus ventas en el país, hasta 12.440 millones de euros, y supone ya el 55% del conjunto del mercado, un punto más que el año anterior. Las grandes superficies no especializadas (grandes almacenes, hipermercados y supermercados) agruparon el 22,3% de las ventas.

A finales de 2016, el comercio de moda en España y Portugal estaba compuesto por 78.000 puntos de venta, de los cuales el 80% se concentran en el mercado español y el 20% en el portugués. Las principales cadenas han retomado en los últimos años la tendencia de apertura de nuevos puntos de venta, compensando el cierre de locales poco rentables, así como el repliegue del multimarca, según el Observatorio sectorial DBK de Informa.

El informe subraya una creciente tendencia a la concentración de la oferta. En este sentido, los cinco primeros operadores coparon en 2016 la mitad del mercado en España. En Portugal, sin embargo, su peso es menor, concentrando el 35% de las ventas.

En total, el comercio minorista de prendas de vestir en España generó en 2016 una cifra de negocio de 18.800 millones de euros, un 1,6% más que en el año anterior, según el documento. En Portugal, el sector registró una cifra de negocio de 3.800 millones de euros, marcando un ascenso del 1,3% respecto 2015.

Los autores del informe señalan que, en un escenario económico favorable, la demanda de prendas de vestir en el mercado ibérico continuará avanzando a corto plazo y cerrará 2017 y 2018 con crecimientos interanuales del 2%.

Fuente: modaes.es