Las acciones para incentivar el consumo cobran cada vez más protagonismo

El comercio no afronta su mejor temporada. Las ventas en las tiendas dedicadas al textil, calzado o complementos afrontan semanas complicadas por la persistencia del calor, que no anima a los consumidores a cambiar el armario pero, más allá de los efectos de la climatología, lo cierto es que las tendencias de los compradores están experimentando cambios que ya parecen difíciles de controlar.

La introducción, desde hace algunos años y siempre de la mano de las grandes cadenas, de las campañas promocionales, se ha ido haciendo un hueco cada vez más amplio y ya hay quien solo entiende de comprar con descuento. Nadie duda ya, de hecho, del efecto llamada que tienen en las ventas iniciativas como las denominadas Mid Season, que apenas iniciada la temporada se vendan artículos con un 20 % o 30 % de descuento sobre su precio habitual. Hace unos años eran pocos los pequeños comercios que se sumaban a esta iniciativa pero ahora cada vez son más los que sacrifican el margen de ganancia a costa de atraer a más clientes. Otra prueba de la dependencia del sector frente a este tipo de campañas es el Black Friday. A ese último viernes de noviembre en el que se pueden comprar con buenos precios todo tipo de artículos -este año será el día 24- se unen cada vez más negocios de la capital, que ofrecen agresivos descuentos para subir ventas. Los resultados de los últimos años han sido muy buenos.

Ourense Centro aprovecha el tirón del Samaín con una tarde de compras y regalos

Con la resaca del Samaín todavía muy reciente, el centro comercial abierto Ourense Centro quiere también tratar de reactivar el consumo para salvar una temporada que está siendo algo floja en ventas. Con ese objetivo se pondrá en marcha esta tarde, a partir de las 18.00 horas, una campaña denominada Compra sen medo, a la que se sumarán establecimientos de la zona centro de la capital. Desde la presidencia de la agrupación aseguran que con esta campaña «queremos sorprender a los consumidores», por lo que no quieren adelantar demasiados detalles de una iniciativa que, eso sí, tendrá una gran visibilidad, ya que los establecimientos participantes abrirán sus puertas con decoración de Samaín. «Habrá regalos, sorpresas, ventas con descuentos. Animamos a los consumidores a estar muy atentos», explicaba ayer mismo Luis Rivera, presidente del centro comercial abierto. Se trata de la primera vez que se lleva a cabo una iniciativa de este tipo, que incluye un expositor en la rúa do Paseo. «Lo que pretendemos es demostrar que el comercio ourensano está más vivo que nunca a pesar de que este otoño está siendo un poco raro», asegura. Reconoce Rivera que, de un tiempo a esta parte, «hemos acostumbrado a los clientes a comprar con descuento porque las grandes cadenas lo han puesto en marcha». Explica, no obstante, que para el pequeño comercio no es fácil adherirse a esta tendencia, por lo que apuestan por campañas como la que ellos desarrollarán hoy, «hecha con imaginación».

 

«Un día vendes, pero luego ya no»

Sara Sánchez cree que las campañas son contraproducentes. «Es un día en el que vendes un montón, pero luego ya no vendes más», afirma. Cree que «el mes de noviembre ya no se comercializa nada porque todo el mundo espera al final, y una vez que hacen la compra ese día, llega diciembre, que vuelve a ser muy flojo en ventas, por lo que hay que esperar a Navidad o rebajas». «Creo que debe haber un efecto sorpresa, que la gente no sepa cuando será, porque de lo contrario solo conseguimos que esperen para ese día concreto».

Ana Mosquera reconoce que las campañas de promoción, «pueden ser un arma de doble filo», pero asegura no obstante que está a favor de ponerlas en marcha. «Creo que todo lo que favorezca el consumo nos ayuda, porque no nos podemos quedar parados. Nada te garantiza que vaya a salir bien, pero estoy a favor de todo tipo de promociones y mi experiencia es que funcionan. A la gente le encanta, le hace ilusión, pero es cuestión de que cada uno valoremos hasta qué punto podemos llegar en el tema de los descuentos. Esto es algo voluntario», asegura.