La evolución de la facturación para el conjunto del comercio en España lleva cinco meses consecutivos creciendo. Sin embargo, la moda en el país fue ajena a la tendencia y anotó el mes pasado su mayor caída desde 2012.

El comercio minorista español atraviesa un buen momento. El Índice de Comercio al por Menor (ICM) general, excluyendo las estaciones de servicio, anotó un alza del 2,3% en septiembre respecto al mismo mes de 2016, según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El comercio minorista español encadenó así su quinto mes consecutivo en positivo. Tras caer un 1% en abril, el ICM pasó a crecer un 3,9%, en mayo, un 2,8% en junio y un 1% en julio. Tras esta breve desaceleración, las ventas del sector experimentaron un repunte en agosto, con una subida del 1,9%, que continuó en el noveno mes del año.

En paralelo, la confianza de los consumidores se encuentra a niveles muy altos en comparación con los de la crisis económica. Pese al retroceso marcado por el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) en octubre, cuando perdió el listón de los cien puntos, la confianza se situó en 99,6 puntos en el décimo mes del año. En los meses anteriores, el ICC se mantuvo holgadamente por encima de los cien puntos, alcanzando un máximo histórico en agosto, cuando llegó a los 108,8 puntos, aupada por la mejora de las perspectivas del mercado de trabajo y de la economía nacional.

La evolución del ICM general contrasta con la que ha experimentado la facturación de los establecimientos de moda desde el arranque del año, según datos de Acotex. El balance global de 2017 hasta ahora es negativo, con cinco meses en descenso y subidas puntuales de no más del 2% salvo en enero, febrero y agosto, cuando el sector se impulsó un 7,5%, 5,1% y 6%, respectivamente, gracias a los descuentos y los comparables.

El desplome de la facturación del comercio español de moda fue del 12,3% en octubre, según datos de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos(Acotex). El retroceso vino precedido por dos meses de recuperación en las ventas, con alzas del 6% y 1,4% en agosto y septiembre, respectivamente.

Entre los factores políticos que han impacto el comercio en lo que va de otoño figura también el conflicto político en Cataluña, cuya repercusión fue particularmente grave en esa comunidad autónoma, con un desplome de las ventas del 30%, según Acotex.

Los empresarios de la moda española son, no obstante, optimistas de cara al Black Friday, la jornada de descuentos que se celebrará el próximo 24 de noviembre y que algunos comercios alargan durante toda la semana. Se espera que las ventas crezcan entre un 10% y un 15% en noviembre, aupadas por el menos precio de los artículos.

Alimentación, equipo personal y equipamiento del hogar, los reyes del comercio minorista en España

El aumento del Índice de Comercio al por Menor (ICM) está motivado principalmente por el incremento de las ventas de tres categorías: la alimentación, los bienes de equipo personal y el equipamiento del hogar.

En octubre, las ventas de tiendas alimentarias se elevaron un 3,4% respecto al mismo mes de 2016, mientras que las del equipamiento del hogar (muebles, electrodomésticos, material y equipo de bricolaje, etcétera) creció un 2,8%. La mayor alza la anotó la categoría de los bienes de equipo personal, donde se incluyen los artículos de moda, cuyas ventas se incrementaron un 6,4%. Sin embargo, cabe destacar que bienes de equipo también engloba otros muchos productos como alfombras, tapices, cosméticos y artículos de tocador, entre otros.

Fuente: Modaes.es