El Ayuntamiento de Madrid busca acabar con las aglomeraciones por las compras navideñas en la Puerta del Sol. Para evitar que las calles se colapsen, las calles Preciados y Carmen funcionaran como carriles de entrada y salida a Sol con un sentido peatonal obligatorio.

Además de estos carriles de sentido peatonal obligatorio, que en principio no afectarían al resto de calles que llegan a esta plaza -aunque podrían ser de sentido único si se produce una gran afluencia de público-, el Ayuntamiento regulará las actuaciones callejeras, la venta de lotería, las terrazas, los parkings y las salidas del Metro en la Puerta de Sol.

Además, se reducirá el número de maceteros en las entradas a Sol para evitar embotellamientos de personas, aunque se mantendrán las ubicadas en los accesos de la plaza de Callao, calle Carmen, Plaza de Carmen y calle Arenal.

Entre las medidas más importantes, destacan que se regulará el aforo de Sol para poder cerrar la vía ante una gran aglomeración y por razones de seguridad para poder evacuarla. En la Carrera de San Jerónimo habrá un carril para las emergencias.

En la Puerta del Sol se van a controlar la actuaciones callejeras para ver si están autorizadas y para que no haya muchas o muy juntas, ya que son puntos donde se suele concentrar gran número de personas. Además, se impedirá que se venda lotería en las salidas del Metro, por lo que los loteros se ubicarán en otro sitio. Además, estarán especialmente vigilantes contra el ‘top manta’.

También se va a controlar el tema de las terrazas de las establecimientos de los bares por si pudiera existir un riesgo y en el caso de ser así se levantarán. Se vigilarán especialmente las salidas de los aparcamientos de la plaza Celenque y San Martín porque en estas zonas se instala Cortylandia, un lugar que estará especialmente vigilado.

Fuente: El Diario