Pequeños y medianos comercios se suman al programa Comercio Sevilla 2.0 para dar el salto digital.

 

El pequeño y mediano comercio sevillano dedicado a la alimentación o la perfumería se ha puesto en marcha para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y sumarse del todo a la revolución digital, que en muchos sectores ya permite realizar las compras on line o, al menos, que el vendedor y el cliente interactúen de algún modo a través de internet.

Las carencias en ese sentido en el pequeño comercio sevillano son enormes a estas alturas y desde la entidad que las aglutina, la Federación de Empresas de Industria y Comercio de Alimentación y Perfumería de Sevilla (Feicase), en colaboración con el Ayuntamiento, se ha diseñado un programa de actuación que va a comenzar a aplicarse en las próximas semanas, Comercio Sevilla 2.0, para facilitar ese salto tecnológico a los negocios asociados. Renovarse o… De hecho, los primeros pasos de la iniciativa ya se han dado en varios negocios adscritos.

Se trata de un programa de apoyo y seguimiento personalizado a los asociados de Feicase que busca la modernización individual y grupal de las empresas del sector, trabajando fundamentalmente en cuatro líneas: fomento del uso de las nuevas tecnologías; incremento de la presencia digital; generalización del uso empresarial de las redes sociales; e impulso al comercio electrónico. Con la puesta en marcha del mismo, se pretende colaborar de forma decisiva en la necesaria digitalización del comercio de la alimentación y la perfumería, donde quizás menos pasos se han dado aún, dotando a las pymes de este ámbito del soporte técnico especializado y las herramientas necesarias.

El programa Comercio Sevilla 2.0 está diseñado sobre todo para ampliar los canales de venta, impulsando muy especialmente el comercio electrónico entre las empresas del sector y ayudándolas a establecer una estrategia global que contemple los ámbitos on line y el off line bajo una misma dirección conjunta, tanto en la venta como en la atención al cliente.

Otro aspecto esencial que se desea fomentar con la iniciativa de la federación es el uso del correo electrónico para la comunicación con clientes y proveedores, así como un aumento notable de la presencia en las redes sociales y una buena gestión de las mismas, adaptando el lenguaje, incluso, a lo que requieren específicamente los sectores en que están presentes.

Todo ello está enfocado, evidentemente, a alcanzar nuevos nichos de mercado, como el de sectores de población joven muy acostumbrada al comercio o la publicidad por internet y, por otro lado, a mejorar la competitividad y la productividad, armas sin las que resulta prácticamente imposible sobrevivir en el mercado actual.

La clientela más joven no entiende de trabas o de lentitud, reclama un tipo de atención más ágil y con opciones de poder resolver con un par de clicks desde el ordenador, la tableta o el móvil. Hay que dar ese paso necesariamente.

Fuente: ABC