Lanzará 250.000 bonos de 10 euros de regalo para hacer compras en pequeños comercios.

El Gobierno vasco invertirá 2,5 millones de euros en incentivar el consumo durante la época navideña en los pequeños comercios de toda la comunidad autonóma. Esta inversión se canalizará a través de 250.000 bonos que se comercializarán en todos los establecimiento que se adhieran a esta iniciativa antes del 22 de diciembre. El Bono Comercio 10+ permite gastar 30 euros en dichos comercios hasta el 5 de enero. El comprador aporta 20 euros y los otros 10 corren a cargo del Gobierno vasco, con un máximo de dos bonos por persona.

Esta iniciativa, presentada ayer por el consejero vasco de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, es compatible con otras similares que impulsan a nivel provincial y municipal otras instituciones vascas -Álava, Irún, Barakaldo…-. Lo más destacado de esta campaña es que por primera vez se desarrolla a nivel autonómico y también su inédita magnitud y presupuesto público. En total, el Bono Comerio 10+ permitirá inyectar 7,5 millones de euros en las pymes vascasdedicadas a la venta al público.

Este sector, según los datos facilitados por el Gobierno vasco, da empleo a unas 132.000 personas en Euskadi, alrededor del 97% del total de puestos de trabajo en el comercio. Un dato que refleja la importancia y preponderancia de este tipo de establecimientos en la comunidad. En el País Vasco hay en la actualidad 41.600 establecimientos, de los cuales 26.800 corresponden a comercios minoristas, a los que están enfocada esta campaña, a excepción de la hosteleria y los prestadores de servicios.

Los comercios interesados en participar puede hacerlo dirigiéndose a su oficina técnica de comercio habitual o a las diferentes cámaras de comercio vascas. En Bizkaia, según informaron ayer, ya se han adherido alrededor de 1.200 comercios. Un cartel informativo en los escaparates servirá para identificar a los establecimientos que participan en la campaña.

Los requisitos para hacerlo son simples: ser una pyme dedicada a la venta directa de productos y bienes de consumo que esté al corriente de pago en sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social. Con el bono se podrán hacer compras en todo tipo de comercios: pescaderías, carnicerías, zapaterías, tiendas de ropa, librerías, perfumerías…

Acompañado por la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, Retortillo presentó en la localidad vizcaína una campaña que busca también reconocer el papel que han jugado estos establecimientos durante la crisis. «La bajada drástica del consumo ha sido asumida en la mayoría de los casos por el pequeño comercio local, en muchos casos arriesgando el patrimonio familiar. Junto a nuestro agradecimiento, es nuestra tarea buscar también la manera de apoyar ese esfuerzo», destacó el consejero socialista durante la presentación.

Según explicó Retortillo, la puesta de largo de esta iniciativa se realizó ayer en Barakaldo por su «larga tradición comercial y calles animadas por sus tiendas», que supone «un ejemplo de todos esos lugares de Euskadi ligados al devenir de sus comercios».

Fuente: El Mundo