El objetivo es fomentar el hábito de compra en el pequeño comercio con obras de peatonalización, nuevos aparcamientos disuasorios o embellecimientos urbanos.

Fomentar la compra en el pequeño comercio de cada uno de los municipios para dinamizar la economía local. Esta es la filosofia con la que el Consell de Mallorca pondrá sobre la mesa hasta 7 millones de euros en subvenciones durante tres años para que los ayuntamientos ejecuten obras de mejora de los entornos comerciales urbanos.

Así lo ha recalcado el conseller insular de Economía, Cosme Bonet, que ha explicado que estas ayudas se podrán dedicar a obras de peatonalización de calles o embellecimiento de estas así como a la supresión de barreras arquitectónicas. Por otro lado también se financiaran la compra o reforma de terrenos para destinarlos a aparcamientos disuasorios que permitan acceder con facilidad a los centros urbanos y recorrerlos después a pie.

Para 2018 se abrirá la primera convocatoria dotada de un millón de euros y en los años siguientes se aportarán 3 millones más cada año.

Bonet ha indicado que en estos años diferentes municipios han apostado por estas obras con buenos resultados para el pequeño comercio y ahora queremos ayudar para que estas mejoras continúen.

El conseller ha manifestado su oposición al modelo americano de grandes centros comerciales en las periferias de los nucleos urbanos por que esto desertiza social y económicamente nuestros pueblos y lo que queremos es conseguir un efecto contrario.

Fuente: Diario de Mallorca