La plataforma de alquileres vacacionales Airbnb anunció este lunes que aportará más de 13,5 millones de euros a cincuenta ciudades francesas procedentes del dinero recaudado a través de tasas a sus alquilados, imitando así el impuesto que existe en hoteles y otras residencias turísticas en Francia.

Según el director de Airbnb Francia, Emmanuel Marill, su objetivo es asegurar que el desarrollo del turismo «beneficia realmente a todos los territorios», por lo que explicó que pretenden extender el cobro de esta tasa a más de 15.000 municipios del país.

La suma, que dobla a la recaudada en 2016, beneficiará principalmente a París, que recibirá 6,9 millones de euros, muy por encima de Niza, con 860.000 euros, y Marsella, con 790.000 euros.

El pasado diciembre, el Ayuntamiento de París lanzó una batalla judicial contra la plataforma por considerar ilegales decenas de miles de anuncios, ya que de las cerca de 50.000 ofertas que Airbnb propone en la capital francesa, solo unas 10.000 están registradas en el Ayuntamiento.

París, Niza, Lyon, Marsella y Burdeos son las ciudades galas donde se registran más alojamientos en Airbnb, una plataforma que solo en el verano de 2017 utilizaron más de 5 millones de visitantes en Francia.

Fuente: Valencia Plaza