Saltar al contenido

Fiebre hotelera en Valencia: el ayuntamiento blinda su centro histórico tras registrar 70 peticiones de licencia

El Ayuntamiento empezará a aplicar el veto a nuevas infraestructuras a partir del jueves

El edil de Urbanismo, Vicent Sarrià, alerta del riesgo real de «saturación» especialmente en Seu-Xerea, Velluters y El Carmen

El cerrojazo a los nuevos hoteles y apartamentos turísticos en el centro de Valencia ya es definitivo. El próximo pleno municipal aprobará la suspensión cautelar de licencias para actividades terciarias (hoteleras) con carácter general en toda Ciutat Vella. El veto a las nuevas autorizaciones estará vigente hasta que se apruebe el Plan Especial de Ciutat Vella, donde quedarán plasmadas las excepciones de la norma. Es decir, los casos concretos en los que sí que habrá posibilidad de levantar un nuevo alojamiento turístico. El documento será sometido a información pública entre abril y mayo.

Lo confirmó ayer el concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, quien también apuntó que las 70 solicitudes (47 para hoteles y 23 para apartamentos) que ya se estaban tramitando en el consistorio no resultarán afectadas por la medida y podrán seguir su recorrido administrativo con normalidad. Eso no implicará, advirtió, que todas finalicen con éxito el proceso. De hacerlo, Ciutat Vella podría enfrentarse de facto a una situación de «saturación».

Según explicó, en el centro de Valencia se ha registrado una «fiebre hotelera» de inversores privados que adquieren edificios completos para transformarlos en hoteles o apartamentos, lo que contribuye a elevar el precio del suelo y, por tanto, el de los alquileres. Esto, insistió, contraviene uno de los objetivos fijados en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y que implicaba preservar el uso preferente residencial en el centro de la ciudad.

«El documento tiene un talón de aquiles que permitía transformar el uso residencial en terciario», dijo, lo que ha abierto la puerta a numerosas instalaciones turísticas que puede contribuir a la «expulsión de los residentes«. Ahora, para reconducir la situación, se van a establecer límites en la constitución de nuevas infraestructuras hoteleras o de apartamentos. Mientras llega este documento, se aplicará una suspensión cautelar generalizada de todas las licencias de obras y actividad.

«No es un problema exclusivo de Valencia, pero hemos constatado que hay unademanda creciente y, por eso, hemos decidido paralizar las licencias.Se trata de una medida preventiva», indicó el edil. El veto, sin embargo, no afectará a aquellos edificios que ya tengan un uso terciario pero que no lo hayan desarrollado.

Sarrià se mostró confiado en que no se produzca una avalancha de solicitudeshasta el jueves, ya que para que no afecte la moratoria no bastará con un mero trámite sino que éste tendrá que estar suficientemente avanzado. Los principales problemas de saturación se localizan en Seu-Xerea, El Carmen y Velluters, según apuntó el concejal, por lo que en el resto de barrios de Ciutat Vella podría levantarse en mayor medida la prohibición dentro del Plan Especial de Protección.

Sarrià desveló, para finalizar, que en El Cabanyal también se están estudiando posibles restricciones. No obstante, indicó que la situación es diferente y, por tanto, se aplicarán medidas diferentes.

Fuente: El Mundo

AGECU