La firma abrirá en verano su tienda urbana más grande de Europa en un establecimiento de 2.300 metros cuadrados. Invertirá seis millones de euros.

Londres, Nueva York, Estocolmo, Viena, Shanghái y Madrid. Estas son las seis ciudades que Ikea ha seleccionado para testar su modelo de tienda urbana del futuro con el objetivo de exportar los conocimientos que obtenga al resto de mercados donde opera.

El establecimiento elegido en Madrid está situado en pleno barrio de Salamanca, en Goya 47 -el local antes ocupado por Zara-, y cuenta con 2.300 metros cuadrados y suma cuatro plantas. Se abrirá en verano, con una inversión de seis millones de euros y 60 trabajadores, y su oferta se centrará en salones.

La compañía ha elegido esta temática al tratarse de su apuesta de este año y, además, porque es la estancia más grande, donde más tiempo se pasa y donde más se invierte de las casas. El local, que pertenece a Redevco, asesorado por la consultora Cushman & Wakefield, ofrecerá unas 1.000 referencias de muebles y complementos, desde sofás a librerías, pasando por iluminación o decoración. No obstante, desde la tienda se podrá comprar cualquier artículo del catálogo de Ikea a través de Internet, que se podrá entregar a domicilio o recoger en el propio establecimiento.

El objetivo de la compañía es que sea un establecimiento muy experiencial, lo que incluirá la posibilidad de personalizar productos, probar la gastronomía sueca o acudir a actividades relacionadas con la decoración o el interiorismo. Además, tendrá una fuerte carga tecnológica.

Apuesta

La tienda de Goya seguirá en muchos aspectos la línea que Ikea ya marcó hace un año con la inauguración de su primera tienda urbana en España, situada en la calle Serrano de la capital, aunque supone una apuesta mayor. Primero, porque no se tratará de un establecimiento temporal -Serrano iba a estar abierta en principio un año, que luego se amplió hasta 2020-. Y, segundo, porque su tamaño es más del doble -la de Serrano tiene 900 metros-, por lo que será, con 2.300 metros cuadrados, la tienda urbana de Ikea más grande de Europa.

Lo que no cambiará es su forma de funcionar: no tendrá apenas almacén, por lo que se aprovisionará desde una de las grandes superficies de la cadena a las afueras de la capital. La compañía sueca no descarta que, si este test funciona con éxito, inaugure otras tiendas en el centro de Madrid u otras ciudades españolas más adelante.

Fuente: Expansión