Más del 40% de los clientes prefieren realizar todo el recorrido de compra en dispositivos móviles. Pero aquí surge el problema con el que se encuentran los usuarios: la experiencia no es la esperada.

 

La expansión del comercio online es ya una realidad. Según datos de Google, más del 40% de los clientes prefieren realizar todo el recorrido de compra (el que va desde la búsqueda de información hasta el pago final) en dispositivos móviles. Pero aquí surge el problema con el que se encuentran los usuarios: la experiencia no es la esperada

– Experiencias instantáneas: vivimos en un momento en el que cada vez más deseamos las cosas en el momento. Y en el proceso de compra cuenta cada instante. Este sentimiento choca con lo mucho que tardan las webs en cargar en sus versiones móviles: 15,3 segundos. La gente suele abandonar estos portales pasados 3 segundos, y según datos del State of Online Retail Performance, un segundo más de carga puede disminuir las conversiones en un 20%.

– Experiencias uniformes/unificadas: cuando un cliente potencial visita una web quiere la misma vivencia que cuando visita una tienda física. Para ello, el recorrido de compra debe ser uniforme, sin saltos de página, en el menor número de pasos posible y cuantas más formas diferentes haya de pedir, mejor.