El 60% de los consumidores valora los «me gusta» que tiene en internet un producto a la hora de comprarlo

Las marcas y fabricantes de alimentación y bebidas siempre han peleado el mejor espacio en las baldas del supermercado, el mejor y el más visible, para que el cliente vea su producto y lo compre. El precio era otro de los factores a la hora de captar al comprador. Hoy la batalla no es por el espacio ni por ofrece buenos precios, la guerra es por los likes.

«Los consumidores tenemos cada vez más acceso a la información, antes de comprar un producto lo buscamos en internet para ver opiniones de otros usuariosy compararlo con otros artículos. Si antes el factor era el precio, en poco tiempo serán las recomendaciones de otros consumidores (los likes) lo que nos empuje o no a comprar algo», señala Roberto Butragueño, experto en Nielsen.

El 78% de los consumidores se considera activo en las redes sociales, según datos de Nielsen. Instagram, por ejemplo, se ha convertido en un contenedor publicitario para muchas marcas y los anuncios le saltan al usuario mientras curiosea las publicaciones. Como señala el experto, «ahora se decide antes de ir a la tienda».

El 60% de los consumidores valora las opiniones y puntuaciones online que dan los usuarios a los productos a la hora de ir a la tienda física a comprar. Son las estrellas, los likes, los que determinarán nuestra elección a la hora de llenar la despensa, de la misma manera que hoy no reservamos un hotel sin haber mirado antes las estrellas que tiene y lo que opinan los usuarios que ya se han alojado en él.

El tripadvisor de la despensa

Las redes se han convertido en una especie de Tripadvisor del gran consumo (que es el sector que engloba a los productos de alimentación, bebidas y droguería que compramos en las tiendas). Dentro de poco «esta batalla por los likes tendrá el mismo peso, por ejemplo, que la lucha que existe hoy por el posicionamiento en el súper, por tener el mejor espacio», señala Butragueño.

La digitalización de las tiendas será invisible, pues, como apunta, «no hará falta tener muchas pantallas, con el móvil será suficiente». Con sólo hacer una foto, las valoraciones del producto que estás mirando en la tienda te llegarán en tiempo real. Incluso antes, porque la huella digital que vamos dejando en la red permite a las marcas saber qué compras y cuáles son tus gustos.

Esta guerra de likes será vital con las compras automáticas: son aquellas que hacemos porque no queda más remedio: no tenemos una implicación emocional con el producto pero lo compramos por obligación, como los artículos de limpieza, papel de cocina, el higiénico o la leche, por ejemplo.

Ya existen despensas digitales que saben cuándo se te está acabando alguno de estos producto y te lo compran automáticamente. Son estos artículos de reposición, que no pierdes mucho tiempo en elegir, «los que las marcas aprovecharán para mandarte promociones a tu móvil, con ofertas personalizadas, pero ya no vinculadas al precio sino a los likes».
Fuente: El Mundo