Hasta hace seis años los períodos de rebajas estaban regulados y restringidos a dos únicos tramos en todo el año: las tradicionales rebajas de invierno (a partir del mes de enero); y de verano (a partir de finales de junio y principios de julio). Sin embargo, en 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy decidió liberalizar totalmente las campañas de rebajas en España hasta el punto de no exigir cuentas ni por duración ni por tamaño de estas, delegando así toda la responsabilidad en los comerciantes.

Pequeños negocios, gigantes textiles o grandes superficies de alimentación son, desde entonces, los únicos responsables de la duración y deducciones de sus campañas de rebajas, o, dicho en otras palabras: no hay ni calendario ni límite para las rebajas en España.

Consecuencia de ello es la tendencia en nuestro país a las promociones perpetuas: las cadenas -especialmente de moda- encadenan entre sí los períodos de rebajas a lo largo de todas las épocas del año, manteniendo siempre pendientes a sus consumidores potenciales.

Pongamos un ejemplo. Las tradicionales campañas veraniegas, que suelen comenzar a finales de junio y principios de julio, se conectan, automáticamente a las conocidas como mid season sales o rebajas de mitad de temporada, proyectadas como unas promociones otoñales, pero que, sin embargo, arrancan sin ni si quiera haber finalizado el estío.

La mid season enlaza directamente con el Black Friday, una tradición de descuentos ‘relámpago’ que llegó a España importada desde Estados Unidos y que no sólo ofrece suculentos descuentos el último viernes de noviembre, sino durante todo un fin de semana y, en algunos casos, durante toda la semana anterior a la fecha. Asimismo, los descuentos en miles de productos se extienden hasta el lunes siguiente, el denominado Cyber Monday, y conocido especialmente por ofrecer ventajas significativas en el ámbito de la electrónica.

La fiebre de las ofertas se extenderá, así, hasta las características promociones de las campañas navideñas, seguidas ipso facto por el segundo histórico período de rebajas en España: las rebajas de invierno, que dan comienzo en la mayoría de las comunidades a partir del 7 de enero y que cuentan con una duración de entre dos y tres meses, en función del territorio. Al término de esta, se abrirá paso la mid season con descuentos primaverales que, a su vez, se unirán nuevamente con las rebajas estivales.

El calendario de rebajas (oficiales) 2018, por comunidades

Como cada año, Madrid será la primera en abrir la tradicional campaña de verano, seguida por el resto de las comunidades. Este es calendario oficial de las rebajas estivales:

Por otra parte, las siguientes fechas de 2018 marcadas a fuego en el calendario de los más ahorradores son el Black Friday y el Cyber Monday, que tendrán lugar los días 23 y 26 de noviembre. Asimismo, la siguiente gran campaña de rebajas, -invierno de 2019- será la próxima fecha oficial de descuentos en España, una campaña que este año dio comienzo entre los días 6 y 7 de enero en todas las comunidades autónomas, con término entre finales de febrero y principios de abril, en función de lo establecido por cada comunidad.

 

Las rebajas online, una baza para empresas y consumidores

Con la desregularización de los descuentos, los pequeños y grandes comercios gozan de libertad a la hora de ofrecer ofertas a los usuarios más allá de las campañas oficiales de verano e invierno. Sin embargo, hay otro escenario donde las rebajas cuentan con una magnitud y provecho superior al de las tiendas físicas: Internet.

Incontables establecimientos no sólo ofrecen descuentos exclusivos online durante casi todo el año, sino que, además, adelantan las ofertas a su página web en los períodos oficiales como es el caso de firmas como Media MarktCortefiel,& Other StoriesWomen’s Secret o Asos.

Pero las rebajas en el contexto online van más allá, y en marcas como ZaraH&Me incluso Primark, la reina de las low cost textiles ofrecen durante todo el año special prices a los consumidores. Prendas a precio de saldo, descuentos en determinadas secciones y/o temáticas, o promociones por festividades como el Día del Padre o por el Día de la Mujer Trabajadora son sólo algunas de las fórmulas utilizadas por las firmas para mantener un escenario de rebajas perpetuas sin que ello perjudique la imagen de calidad de sus productos.

Fuente: El Mundo