Los comercios cobrarán por ellas a partir del 1 de julio con el fin de reducir su uso y su impacto medioambiental

Las bolsas de plástico tienen los días contados. A partir del 1 de julio estará prohibido el reparto gratuito de las bolsas ligeras y pequeñas en los establecimientos comerciales de España, tal como ya sucede con las bolsas grandes. Es una medida transitoria, porque en el año 2021 estas bolsas más ligeras estarán prohibidas, salvo que estén hechas con material compostable (se degrada con el tiempo).

Se trata de una medida impulsada desde la Unión Europea para reducir el número de bolsas y su impacto en el medio ambiente. Las instituciones europeas obligan a todos los países miembro a informar del consumo anual de bolsas y por eso cada estado deberá facilitar, junto a los datos sobre la generación, importación, exportación y tratamiento de los residuos de envases, los datos sobre el consumo de bolsas de plástico ligeras utilizando una metodología aprobada en la última decision de la Comisión Europea.

Los países podrán informar de estos datos en base al peso de las bolsas o en base al número que hayan entrado el mercado nacional.

Los españoles usan de media 180 bolsas de plástico por habitante y año, lo que equivale a una bolsa por persona cada dos días. Unos datos que, si se quiere cumplir con los objetivos de la Unión Europea, habría que reducir a la mitad.

En este sentido, el Gobierno aprobó el pasado mes de mayo un Real Decreto que pone fin a la bolsa de plástico gratuita a partir del próximo 1 de julio. Desde esa fecha, los consumidores tendrán que pagar por cada bolsa de plástico que reciban, aunque sean las más pequeñas y ligeras, algo ya generalizado en España para las bolsas de plástico más grandes.

Habrá excepciones con las bolsas de plástico consideradas «muy ligeras» (menos de 15 micras), destinadas generalmente a contener alimentos frescos o a granel, como la fruta, el pescado o la carne. Estas seguirán siendo gratuitas.

El origen de este decreto es una directiva europea de 2015, en la que las bolsas de plástico se clasifican, según su peso, en tres grandes categorías: las «muy ligeras», (menos de 15 micras) para productos de higiene, frescos o a granel como frutas, carne o pescado; las «ligeras» (menos de 50 micras), hasta ahora gratis en muchos comercios; y las «gruesas» (más de 50 micras) por las que ya se cobra.

Entre los años 2007 y 2014 el consumo de bolsas de plástico ligeras se redujo a la mitad en España, al pasar de 317 bolsas por habitante y año a 144 en el año 2014. En 2014, el sector puso en el mercado unas 62.560 toneladas de bolsas de plástico ligeras (un total de 6.730 millones de unidades).

Fuente: Levante EMV