Tulpik es una novedosa plataforma en la que los negocios de proximidad pueden alquilar todo tipo de bienes y utensilios a sus clientes

Economía colaborativa que genera impacto local. Y dinamiza el comercio de proximidad, tocado por el arrollador impulso de los grandes de la distribución online. Esa es la propuesta de Tulpik, una novedosa plataforma digital que promueve y facilita el alquiler de herramientas y todo tipo de utensilios a través de pequeños comercios. Una iniciativa que se enmarca en el concepto de economía circular y en el nuevo paradigma del pago por uso, que se afianza como una de las grandes corrientes de consumo del siglo XXI. ¿Por qué hacer un importante desembolso en un taladro o una vaporeta que probablemente acabará utilizando un número de veces al año que podrá contar con los dedos de una mano? ¿Por qué acumular barbacoas, tiendas de campaña o sillas plegables que tendrán como residencia habitual el trastero su domicilio?

«Cuando buscamos una respuesta a este nuevo modelo de consumo éramos conscientes de que ya se producen numerosos intercambios de bienes entre particulares, pero vimos que la oportunidad era involucrar a los profesionales: ellos tienen los productos, los conocen, se encargan de su buen mantenimiento y pueden dar una calidad de servicio mucho mayor que la de un particular», explica Borja Fernández, CEO de Tulpik.

La tecnología facilita intercambios que antes exigían fianzas imposibles

Las posiblidades que ofrece la tecnología garantizan la seguridad del proceso y rompen las barreras tradicionales que impedían el despegue de este tipo de propuestas. Las desorbitadas fianzas son historia. porque la compañía asegura el alquiler y el usuario acepta el pago, mediante medios electrónicos, de penalizaciones si no devuelve el producto a tiempo o en buenas condiciones.

Expansión

El objetivo es convertirse en un «Amazon del alquiler». Y, de momento, el proyecto comienza a fluir por toda España. «Arrancamos en Madrid, pero ya hemos recibido más de 160 solicitudes de todas partes de España, incluso de zonas rurales. Por ejemplo, en Palas de Rey, que está en el Camino de Santiago, nos contaban que les parecía una idea muy interesante porque, cuando se produce la visita de peregrinos, siempre les piden determinados electrodomésticos o bienes que ahora van a poder alquilar por horas a través de nuestra plataforma», relata el CEO de la startup.

Ambición no falta en un proyecto que, con el apoyo de nuevos socios financieros, se marca la internacionalización como un objetivo de futuro. «Nuestro foco está en los países mediterráneos y, sobre todo, en Hispanoamérica, no por temas de lenguaje o cercanía, si no porque el modelo de tienda de proximidad es muy habitual en estos países».

Fuente: ABC