La categoría más numerosa es la de los tradicionales: valoran más los usos del dinero y en consecuencia buscan precios más bajos además de productos duraderos para ahorrar, según un informe de Euromonitor.

Tradicionales, activistas, conservadores, aventureros, luchadores… ¿Cómo es el nuevo consumidor? Pese a los cambios de hábitos de consumo y la aparición de nuevos tipos de cliente, la mayoría de la población continúa comprando de forma tradicional, según el informe 2018 Survey Results, elaborado por Euromonitor.

A esta categoría pertenece alrededor del 20% de los consumidores globales a los que no les interesa realizar compras, y que prefieren ahorrar en lugar de gastar en productos de alta gama o premium. Las personas que forman parte de este grupo tienen 41 años de media y el 53% de ellos son hombres.

La segunda tipología más frecuente, y una de las que más está creciendo, son los que Euromonitor denomina activistas empoderados. En torno al 17% de los consumidores globales se identifican con esta categoría, y más de la mitad son mujeres de una media de edad de 41 años. Entre sus características se encuentra que están comprometidos con causas globales, especialmente con el medio ambiente, por lo que priorizan el gastar su dinero en productos perdurables. Más de la mitad de ellos están dispuestos a dejar de comprar productos que no se adapten a las características que exigen.

El 16% de las personas son, directamente, poco consumidores. El informe de Euromonitor clasifica al tercer grupo de personas como conservadores: priorizan el gasto en las necesidades básicas. Sin embargo, suelen disfrutar con la experiencia de compra, las promociones y la búsqueda de artículos a través de la plataforma online.

El grupo de población que más gasta en marcas premium o están dispuestos a pagar más son los identificados como aventureros. Este grupo está dispuesto a probar nuevos productos, pero no destinan su dinero a experiencias, sino que focalizan su gasto en el futuro.

Los consumidores impulsivos y los luchadores son los dos grupos que menos ahorran y están dispuestos a gastar su dinero más frecuente, ocupan el 5% y 13% de los consumidores globales respectivamente. Entre sus distintivos suelen elegir destinos turísticos dependiendo de la calidad de las tiendas y mientras los impulsivos gastan más dinero en caprichos personales, los luchadores lo hacen de manera ocasional.

Menos populares son los consumidores clasificados como planificadores y los optimistas, ambos suponen el 18%. Ambos grupos tienen características parecidas, la mayoría son mujeres de entre 40 y 45 años y son pragmáticos a la hora de gastar. Pero los planificadores valoran más la calidad y son leales a una marca, mientras que los optimistas consumen de manera más volátil.

Fuente: modaes.es