El Gobierno creará una comisión de trabajo para analizar las consecuencias que ha tenido para el comercio minorista la liberalización de las rebajas que se produjo en 2012. Así se lo ha transmitido hoy la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, a los representantes de la Confederación Española de Comercio (CEC) durante la reunión que han mantenido este jueves.

 

Durante el encuentro, el presidente de la organización, Manuel García Izquierdo, y varios representantes de la CEC le han trasladado a Maroto su preocupación por la situación que vive el sector, con las ventas en caída libre desde hace meses.

El pequeño comercio denuncia que desde que se liberalizaron las rebajas en 2012 las pequeñas tiendas independientes están sufriendo, puesto que no pueden competir con las grandes cadenas ni en descuentos ni en el número de promociones.

Desde 2012 las tiendas pueden decidir cuándo y cómo ofrecen estos periodos de descuento, que antes estaban restringidos a los dos habituales de enero y julio.

Según ha señalado la CEC en un comunicado, la ministra ha trasladado el compromiso de crear una mesa de trabajo «para analizar cómo se han desvirtuado las campañas de rebajas» y «estudiar las posibles soluciones, dado el grave perjuicio que supone para los comerciantes el hecho de no contar ya con un periodo originalmente creado para dar salida al stock acumulado».

La CEC lleva desde hace tiempo criticando la política «de descuentos continuados a lo largo de todo el año por parte de las grandes cadenas». Dicen que son los mayores perjudicados, dado que los pequeños comercios no tienen la capacidad de las grandes compañías del textil para ofrecer los mismos descuentos fuera del periodo de oferta.

Denuncian, además, que el pequeño comercio está sobreviviendo «gracias al esfuerzo de precios a la baja que está haciendo». El sector prevé que, de seguir así la caída en ventas, se producirá el cierre de hasta el 20% de las pymes de comercio en el próximo año.

Fuente: El Mundo