El Govern balear, el Ajuntament de Palma y las patronales del comercio Pimeco y Afedeco trabajan por el objetivo común de crear un centro comercial a cielo abierto en el centro de Palma.

Se trata de una reivindicación del pequeño comercio para hacer frente a la dura competencia que suponen las grandes superficies y centros comerciales que ya está en marcha en otras muchas ciudades españolas y europeas y que en el caso de Ciutat se remonta al anterior Govern del Pacte. Pero es ahora cuando existe un compromiso real y firme por parte de las administraciones públicas y por eso los comerciantes reconocen sentirse muy esperanzados en su consecución después de tantos años.

Esta misma semana se produjo la última reunión entre todas las partes implicadas y las patronales del comercio tienen en sus manos, desde hace dos días, para su estudio la propuesta realizada por una consultora, por encargo de la Conselleria de Comerç, y que contempla un presupuesto de unos 600.000 euros a invertir en cuatro años.

El centro comercial a cielo abierto contempla una gestión externa común de los comercios adheridos, así como la homogeneización de elementos urbanos y una estrategia comercial también común y propia.

El presidente de Afedeco, Rafael Ballester, explica que «una vez creada esta figura, se trata de realizar un poco lo que hacen los grandes centros comerciales que están a las afueras de la ciudad, en cuanto a estrategias comerciales, campañas de promoción, descuentos o rebajas, pero en el centro de Palma, intentando abarcar el máximo número de comerciantes posibles».

En sus inicios, el centro comercial a cielo abierto, detalla Ballester, abarcaría el anillo comercial formado por la calle Velázquez (a partir de su peatonalización total), Tous i Ferrer, Porta de Sant Antoni, calle Sindicat, Plaça Major y Sant Miquel. Más adelante se iría ampliando hacia la zona de Born, Unió, Jaume III… hasta alcanzar prácticamente todo el centro de la ciudad. Si bien la delimitación exacta todavía debe concretarse.

Aunque estamos al final de la legislatura, el presidente de Pimeco, Toni Fuster, confía en que el Govern dejará comprometida una partida para el año 2019, si bien reclama al Ejecutivo que la mayor inversión se realice al principio, «que es cuando más cuesta sacar adelante el proyecto». Asegura también que la unión de las dos patronales es fundamental para el éxito del proyecto en defensa del pequeño comercio de Ciutat.

En palabras de Fuster, el espíritu del centro comercial a cielo abierto es que cuando el ciudadano o el visitante pasee por el centro de la ciudad «tenga la sensación de que está paseando dentro de un mismo recinto». Para ello, apunta el presidente de Pimeco, «la señalización deberá ser igual, usarse los mismos logos, si se colocan banderolas también deberán ser las mismas; en definitiva deberá existir una homogeneidad en las calles y escaparates que contribuya a dar una imagen de unidad y la sensación de que se está dentro de un mismo centro comercial».

Fuente: ultimahora.es