El pasado 4 de octubre el pleno del Ayuntamiento de Pamplona aprobó la realización de un estudio del impacto que el plan de amabilización había tenido sobre los comercios del centro así como acometer un plan de choque que paliase, al menos en parte, los nefastos efectos que este plan estaba teniendo sobre la zona, con cerca de 40 millones de euros de pérdidas, a lo largo de 2018.

En contactos posteriores miembros del actual equipo de gobierno municipal remitieron a las asociaciones de comerciantes del centro a las medidas del plan estratégico del comercio de Pamplona, pese a que el monto total de las partidas de los presupuestos municipales orientadas a este plan, y destinadas al comercio de toda la ciudad, era francamente insuficiente pues no llegaba siquiera a los 200.000 euros.

Las asociaciones de comerciantes del Casco Antiguo y el Ensanche, junto a la Asociación de Comerciantes de Navarra iniciaron en Noviembre una ronda de contactos con los diferentes grupos políticos  instando, al menos, a incrementar en los presupuestos municipales la partida destinada a impulsar el comercio local hasta los 600.000 euros, una cifra que era una pequeña parte de lo que aportan estos comercios y otras actividades económicas de Pamplona, cada año, a las arcas municipales, a través del IAE, y que se estima en unos 8-9 millones de euros al año, según datos del año 2012.

Y es que debemos recordar que Navarra es la única comunidad del Estado que sigue cobrando a las empresas de menos de 1 millón de euros de facturación el IAE y que buena parte de este, la parte correspondiente al recargo municipal, no se deduce, por lo que casi la mitad de ese impuesto es una contribución neta que el pequeño comercio de Pamplona realiza a las arcas municipales y que, sin embargo,  no realizan los pequeños comerciantes de otras capitales y comunidades del Estado a sus municipios.

Pues bien, la cortedad de miras y el cortoplacismo en los que se mueven algunas fuerzas políticas, que hablan del pequeño comercio local sólo cuando les interesa pero que poco o nada han hecho en este mandato en su defensa y la falta de una visión compartida de ciudad de la que adolece, en este momento, el panorama político municipal nos ha privado, como hemos podido comprobar la semana pasada en el pleno de presupuestos incluso de ese mínimo apoyo al castigado comercio local  y del centro que podía suponer la aprobación de los presupuestos.

Es por ello que las asociaciones de comerciantes del Casco Antiguo y del Ensanche solicitan a todos los grupos políticos municipales altura de miras y un esfuerzo por consensuar, entre todos, a la mayor brevedad posible, un verdadero plan de apoyo o impulso del pequeño comercio local  que permita su supervivencia y de manera especial el de su centro urbano (Casco Antiguo y Ensanche), donde se concentran, precisamente,  cerca de la mitad de actividades comerciales del municipio.

Fuente: nota de prensa Casco Antiguo Pamplona y Ensanche Área Comercial