La madrileña Smarket se ha especializado en el montaje de mini mercados, con oferta desde frutas a de parafarmacia

José María Infante, de espíritu inquieto y emprendedor de profesión, como él mismo se define, tras algunos viajes a Estados Unidos vio cómo el sector del vending allí evolucionaba a pasos agigantados, ofreciendo productos más acordes con la tendencia de alimentación actual, “mientras que en España ni las máquinas ni la gama de artículos habían cambiado desde hace 40 años”, explica Infante, fundador de Smarket.

Ha tardado tres años en desarrollar este software de gestión, en el que han invertido 1,8 millones que proceden de recursos propios. Un empeño que ha tenido resultados positivos, con una facturación de 1,3 millones en el pasado año, y un beneficio neto alrededor de 420.000 euros. La plantilla ha crecido, de dos a los 20 empleados actuales.

Fuente: El País