El auge del turismo en las zonas prime del centro de la ciudad ha provocado la huida del comprador local hacia otros ejes comerciales de la ciudad.

El comercio de proximidad crece en Barcelona. Esta es la conclusión a la que ha llegado la consultora inmobiliaria Forcadell en su Informe de Mercado de los Ejes Comerciales. Según el estudio, el auge del turismo comercial en las zonas prime del centro de Barcelona ha provocado la huida del comprador local hacia otros ejes comerciales de la ciudad, generando una reactivación de las líneas comerciales secundarias y del comercio de proximidad.

La consultora destaca que Sant Gervasi es uno de los ejes comerciales que más ha incrementado sus rentas en el segundo semestre de 2018. La variación intersemestral ha sido del 9,3% en su primera línea comercial y del 4,2% en la segunda.

Por otro lado, el tejido comercial de Sant Andreu ha registrado un incremento del 11% en su segunda línea comercial en la segunda mitad de 2018 respecto al primer semestre del año, debido a la revalorización que está viviendo el barrio. El eje comercial agrupa una amplia variedad de comercios emblemáticos y de proximidad, y varias empresas de servicios y franquicias.

Por su parte, el eje Cor Eixample, ubicado en el centro de la ciudad y de estilo arquitectónico modernista, atrae comercialmente tanto a vecinos y profesionales de la zona como a los turistas. Según el informe, su segunda línea comercial, además de ser una de las que presenta rentabilidades más altas con un 6,5%, también es de las que más ha incrementado sus rentas en el segundo semestre del año, hasta un 8% alcanzando los trece euros por metro cuadrado al mes.

 

Los ejes comerciales de Sants-Les Corts y de Sarrià también han presentado rentabilidades atractivas. La segunda línea del eje Sants-Les Corts ha presentado una rentabilidad del 6,7%, una de las más atractivas de los ejes que estudia Forcadell. La segunda línea comercial de Sarrià se está revalorizando, y en el segundo semestre del 2018 ha registrado una variación intersemestral del 9%.

En el eje del Clot la segunda línea comercial presenta rentabilidades entorno al 6,5%. En Sant Antoni, la primera línea comercial ha registrado un incremento intersemestral del 7%, situándose en 26,9 euros el metro cuadrado.

En la capital catalana hay un total de 22 ejes comerciales y cada uno construye su identidad comercial a partir de aspectos como la oferta comercial de la zona, el estilo arquitectónico, los hábitos de consumo, la clase socioeconómica y los precios de los locales.

Fuente: Eje prime